El desequilibrio en las poblaciones de conejo en determinadas zonas y cultivos produce importantes daños a la agricultura y reduce la productividad de las plantaciones de esas áreas. Para tratar de evitarlo, se ha constituido el Grupo Operativo para la “Prevención de daños a la agricultura producidos por el conejo”, integrado por expertos con diferentes áreas de trabajo, que se han aliado para encontrar la mejor manera de gestionar y prevenir estos daños.

Actualmente, existen numerosas zonas agrícolas donde las poblaciones de conejos están ocasionando graves daños a la agricultura, siendo los más graves los producidos sobre los cereales, olivar y viñedos, por lo que en ciertas comarcas se ha llegado a considerar como un serio problema para esa actividad.

De ahí la importancia del grupo operativo, cuyo objetivo es recopilar información relativa a los daños que se están produciendo y lograr así una imagen lo más realista posible de cuáles son los cultivos más afectados, qué zonas están más dañadas, qué métodos se están aplicando para prevenir estos daños y cuál es la efectividad de los mismos.

Esto permitirá conocer cuáles son las causas que hay tras los daños y realizar una propuesta ajustada de qué métodos hay que probar durante el desarrollo del proyecto y cuáles son las zonas más adecuadas para ponerlos en marcha.

La colaboración entre administraciones públicas, organizaciones profesionales, científicos y ONG ambientales, con experiencias profesionales diferentes pero todos ellos expertos en la materia, permitirá evaluar el tipo de acciones más adecuadas así como las barreras y oportunidades para su aplicación práctica.

La Subdirección General de Política Forestal convocó ayer a representantes de las comunidades autónomas y al Grupo Operativo a una reunión que sirvió para poner en común la situación del conejo en las diferentes regiones y las diferentes medidas de gestión adoptadas, tanto para controlar los daños, como para fomentar su presencia en aquellas zonas donde sus poblaciones están en declive.

La reunión sirvió también para presentar a las diferentes administraciones este grupo operativo liderado por WWF, reforzar el intercambio de experiencias y avanzar los siguientes pasos que se van a dar.

 

**

Nota para el editor:

Este grupo operativo, de carácter supraautonómico y enmarcado dentro del Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014/2020, está coordinado por la organización conservacionista WWF. Su composición la completan la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), la Fundación CBD-Hábitat y la empresa FOMECAM, como miembros beneficiarios; Agroseguro y las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura, como socios colaboradores; y la Universidad de Córdoba y el Instituto de Biología de la Conservación (IbiCo) como miembros subcontratados.

Se enmarca en las diferentes actuaciones que WWF España viene realizando para mejorar la gestión del conejo, una especie clave en los ecosistemas mediterráneos. Sus poblaciones se encuentran en declive en España debido al impacto de diferentes enfermedades y la alteración del hábitat, si bien en determinadas áreas presenta densidades muy altas.

En 2015, WWF España puso en marcha el proyecto SOS Conejo para dar a conocer la situación de la especie y definir las líneas de trabajo estratégicas necesarias para impulsar y mejorar su conocimiento y gestión. Más recientemente la organización ha presentado a la convocatoria de 2018 un proyecto LIFE de gobernanza e información ambiental, bajo el nombre de IBERCONEJO, para mejorar la coordinación y la gestión de la especie en España y Portugal.

Deja un comentario