Las sugerencias de la organización ecologista va dirigida al disfrute de las vacaciones de Navidad de una forma distinta, sostenible, como, por ejemplo, establecer un menú “sin huella ecológica”.

“El modelo alimentario es causante a nivel mundial de un 60 % de la pérdida de biodiversidad y de que el 90 % de las razas autóctonas y gran parte de los cultivos locales estén en riesgo de desaparición”, además “también contribuye al calentamiento global tanto por las emisiones directas, por ejemplo de la ganadería industrial, como indirectas por la transformación de usos del suelo, el transporte a largas distancias y la conservación”.

Por estos motivos aluden al comercio de cercanía, la reducción de carne, evitando los alimentos de origen industrial, o aquellos alimentos que provengan de la sobreexplotación o especies “cultivadas con enormes impactos socioambientales”.

En cuanto al consumo, que debe ser responsable, Ecologistas en Acción, requiere el uso de regalos que apoyen la Economía Social y Solidaria o adoptar opciones de truque.

El ocio es una de las claves de las fiestas navideñas y en este sentido, dicen desde los ecologistas, que deben buscarse opciones de bajo impacto y alto desarrollo social, tratando de evitar actividades que dañen ecosistemas.

Como últimos consejos recomiendan evitar contribuir al desmedido uso de plásticos y aprovechar el impase para asociarse.

DEJA UNA RESPUESTA