La organización ambientalista rechaza el evento propagandístico organizado al respecto por la Xunta de Galicia y critica que desde la entidad canaria no se hayan tenido en cuenta las reiteradas alertas sociales efectuadas durante la tramitación de la propuesta, recordando que centenares de aerogeneradores instalados o en proyecto van camino de convertir a esta zona del noroeste gallego en un verdadero «árbol navideño», algo que consideran perjudica «no solo la observación y disfrute del cielo estrellado, sino a la población circundante y a la biodiversidad».

Acto de presentación en Fitur de la polémica certificación Starlight a la Costa da Morte / xunta.gal

Ya desde el verano, el colectivo ecologista había advertido que aunque la denominación de «Destino turístico Starlight» tiene facetas positivas, las actuales condiciones del cielo nocturno en muchos puntos de los ayuntamientos implicados «dista mucho de ser la ideal» y genera un problema «de muy difícil solución, dado que el cambio de normativa fomentado por el PP desde el Ejecutivo de Alfonso Rueda la ha diseñado «a medida de las grandes corporaciones energéticas» concediendo un carácter supramunicipal a los proyectos eólicos de nueva creación «pasando por alto y sin ningún tipo de miramiento tanto de intereses vecinales como ambientales».

Ecoloxistas en Acción señala además que la normativa de seguridad aérea «no deja lugar a dudas», pues los parques eólicos se deberán señalizar e iluminar conforme a las directrices de la «Guía de señalamiento e iluminación de turbinas y parques eólicos», elaboradas por la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA), y de acuerdo a este documento «serán susceptibles de incorporar iluminación nocturna aquellos proyectos cuyos elementos tengan una altura superior a los 100 metros en todo el territorio nacional situados sobre planicies o partes prominentes del terreno o nivel del mar dentro de aguas jurisdiccionales».

«Teniendo estos factores en cuenta y los numerosos proyectos eólicos que atenazan el territorio de la Costa da Morte, que en todos los casos incorporan alturas en punta de pala superiores a los 150 metros y en muchos otros alcanzan o superan los 200, esto supone de manera automática y en función de la normativa vigente la incorporación obligatoria de iluminación a los aerogeneradores, lo que afecta gravemente a la línea base del horizonte nocturno causando un efecto distractivo y de molestia en el observador que dificulta no solo el disfrute del cielo sino la realización de otras disciplinas como la astrofotografía, que necesita cielos en las mejores condiciones de oscuridad posibles» -ha criticado el colectivo en una nota de prensa.
La normativa de seguridad aérea obliga a iluminar los aerogeneradores de los nuevos parques eólicos, con alturas que llegan a sobrepasar los 200 metros de altura total / Ecoloxistas en Acción
Por eso, para el grupo «resulta imperdonable que la Fundación Starlight -participada por el Instituto Astrofísico de Canarias- no haya valorado el perjuicio evidente de la contaminación lumínica en línea de horizonte y olvide, ya sea por desidia o desconocimiento, que las condiciones anteriormente mencionadas obligan a que la iluminación en los aerogeneradores se instale en todos los casos en la parte superior de la góndola, incorporando además otros elementos luminosos en la torre a distintos niveles».
Debido a estas razones Ecoloxistas considera que la entrega del marchamo ‘Starlight’ a la Costa da Morte en estas condiciones «solo puede calificarse de irracional» en un hecho «más centrado en el interés personal y comercial de algunos que en examinar la realidad y poner solución a los problemas», que a su entender «no solo pasa por cambiar el pésimo alumbrado público que ya se contempla, sino por modificar por completo el sistema de implantación de proyectos eólicos en el territorio y el establecimiento de un nuevo plan sectorial que sea respetuoso no solo con las poblaciones afectadas, el paisaje y la biodiversidad, sino también con las condiciones del propio cielo nocturno»
En este sentido, Ecoloxistas en Acción demanda un cielo nocturno libre de contaminación lumínica que permita la observación directa de la bóveda celeste en las mejores condiciones posibles y que sea compatible con la «Declaración sobre la Defensa del Cielo Nocturno y el Derecho a la Luz de las Estrellas» («Declaración de La Palma»), algo que considera «a día de hoy no sucede».