El canciller ecuatoriano, José Valencia, advirtió este jueves de la existencia de «múltiples inconsistencias» en el proceso de naturalización del fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, a quien Quito le retiró hoy el asilo del que gozaba desde 2012.

Por ello aseguró que se aplicará una «revisión integral» a la naturalización en cuyo trámite se han detectado ya «muchas inconsistencias, incluso el posible empleo de documentos alterados, presuntamente por el peticionario de la naturalización».

En una comparecencia en la Asamblea Nacional (Parlamento), el canciller informó de que ha entregado a la Contraloría documentación sobre el proceso.

Entre ellos «un documento de identidad de (la) persona que ostenta protección internacional que tiene una numeración y siglas que no corresponden a los departamentos de la Cancillería que gestionan esos temas, donde además se aprecia a simple vista que la firma del asilado no coincide con la que usa en otros actos públicos».

El titular de la diplomacia ecuatoriana agregó que no hay una constancia del pago de derechos de procedimiento de naturalización de Assange en las bases de datos de del Ministerio de Relaciones Exteriores y de Movilidad Humana.

Además, falta el dictamen jurídico del director de Visados y Naturalizaciones de la Cancillería y hay inconsistencias de la emisión del pasaporte ecuatoriano a Assange.

Ello porque no aparece «su registro en las bases de datos bajo en número de la cédula supuestamente otorgada al interesado. Se desconoce cómo se emitió el pasaporte y qué pasos se siguieron puesto que tampoco se ha identificado el cumplimiento de requisitos y el pago de las tasas de rigor».

Asimismo, dijo Valencia que «llama la atención» que en las entrevistas y pruebas de naturalización de 4 de diciembre de 2017, todas en español, haya logrado una puntuación de cien puntos sobre cien, pues Assange «no tiene un conocimiento tan solvente» del idioma español.

Situación que fue evidente cuando Assange -que estuvo en la Embajada de Ecuador durante casi siete años- requirió un intérprete para sus intervenciones en procesos judiciales, comentó.

Por eso reveló que ayer miércoles suscribió un acuerdo ministerial mediante el cual declaró que el trámite de naturalización de Assange constituye un «acto administrativo lesivo y por tanto han quedado suspendidos los efectos de la concesión de la nacionalidad» al fundador de WikiLeaks.

De esta decisión se conoció este jueves poco después de que el jefe de Estado ecuatoriano, Lenín Moreno, anunciara el retiro del asilo al australiano que había ingresado en la Embajada del país suramericano en Londres en junio de 2012.