El conseller de Educación, Josep Bargalló, ha denunciado este jueves en rueda de prensa la presencia policial en varios centros educativos el pasado viernes, día 22, para retirar los lazos amarillos de las escuelas catalanas.

Bargalló ha acusado a la Fiscalía y a la Junta Electoral Central (JEC) de «poner en el punto de mira de un debate político a las escuelas» al ordenar a los Mossos d’Esquadra que intervinieran en los centros catalanes para retirar la simbología independentista, un procedimiento que ha definido como «preocupante» y «malo».

«Las escuelas deben ser un espacio de convivencia y bienestar para los alumnos», ha reflexionado Bargalló, quién ha añadido que son espacios donde debe «promoverse la libertad de expresión» y, por tanto, «debe ser el último sitio dónde se fomente el partidismo».

Respecto a esta reflexión, el conseller ha reiterado que la orden de quitar los lazos amarillos va estrechamente ligada con «adquirir una postura partidista concreta».

Además, Bargalló ha etiquetado como «curioso pero no tan curioso» el hecho de que las intervenciones ordenadas por Fiscalía respecto al segundo requerimiento de la JEC «se centraran básicamente en las escuelas y no en los otros muchos edificios públicos catalanes».

Educación ha aprovechado para dar «apoyo» a los centros docentes que se «sintieran alterados indebidamente» por las actuaciones ordenadas por la JEC.