Estados Unidos ha comprado casi toda la producción de los próximos tres meses del antiviral Remdesivir, el primer medicamento que ha demostrado efectividad contra la Covid-19.

Este acaparamiento deja sin acceso al fármaco a otros países del mundo lo que ha generado malestar en la Unión Europea y entre los defensores del acceso universal a los medicamentos que temen un comportamiento similar cuando se encuentre una vacuna.

«El presidente ha asegurado más de 500.000 cursos de tratamiento del medicamento para hospitales estadounidenses hasta septiembre. Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para obtener más información sobre las terapias que salvan vidas para Covid-19.», escribía a través de Twitter el actual secretario de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, Alex Azar, tras darse a conocer la compra.

Estados Unidos ha realizado la compra tras conocerse que Gilead, la farmacéutica que lo comercializa, venderá el vial a 390 dólares el vial. Por lo tanto el tratamiento habitual de cinco días costaría 2.082 euros por paciente y 3.818 euros el de las terapias más largas. Estos precios son los fijados para los países del primer mundo mientras que para los que se encuentran en vía de desarrollo ha llegado a acuerdos para fabricar y distribuir versiones genéricas de remdesivir.

A pesar de que el antiviral todavía no está aprobado en España, el Ministerio de Sanidad ha anunciado que el suministro del fármaco está garantizado tanto para hacer frente a la situación epidemiológica actual como para afrontar posibles brotes de coronavirus.

Asimismo ha recordado que este fármaco que ayuda a tratar a los enfermos de Covid-19 pero que no es la cura definitiva para la enfermedad, únicamente se recomienda en adultos y adolescentes mayores de 12 años con neumonía que requieran oxígeno.

Por su parte, la Comisión Europea ha anunciado que negocia con Gilead para que aumente su capacidad de producción y asegurarse así también la compra del antiviral. Gilead destaca que está haciendo un gran esfuerzo para multiplicar la producción reduciendo los plazos de casi 12 meses a cerca de seis para asegurar un acceso rápido y lo más amplio posible en esta situación de crisis.

Esta operación de acaparamiento de EE. UU ha desatado el malestar de Bruselas y el resto de capitales europeas que ya han presenciado los enfrentamientos por las mascarillas y el supuesto intento estadounidense de hacerse con la empresa alemana CureVac.

El proceso de aprobación del remdesivir se ha acelerado debido a la gravedad de la pandemia. En mayo Estados Unidos dio luz verde al uso del fármaco como tratamiento de emergencia y la semana pasada la Agencia Europea del Medicamento daba el primer paso para hacerlo en la Unión Europea.