Estados Unidos firmó este viernes un acuerdo con Suiza para que represente sus intereses nacionales en Venezuela, aunque por el momento no es efectivo, informó el Departamento de Estado en un comunicado.

La nota señaló que, en virtud de este pacto, el país helvético actuará «como poder protector de los intereses de EE.UU. en Venezuela».

No obstante, el Departamento de Estado matizó que «hasta nuevo aviso de que el arreglo es operativo, los suizos no podrán ofrecer servicios».

En consecuencia, «los ciudadanos estadounidenses que necesiten asistencia de emergencia en Venezuela tendrán que acudir a la embajada o consulados estadounidenses más próximos en otro país», agregó el texto.

El Gobierno de Washington reiteró su advertencia de no viajar a Venezuela e instó a los estadounidenses que permanecen en el país caribeño que se marchen «de inmediato».

Hace un mes, el enviado especial de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams, adelantó que su Gobierno había iniciado conversaciones con varios países para que alguno actuara como «poder protector» y ofreciera servicios consulares a sus nacionales en Venezuela tras la salida del personal diplomático estadounidense.

Dichos servicios consulares consisten en visitas a las prisiones, donde hay encarcelados 12 estadounidense, la repatriación de cuerpos de personas fallecidas y, en ocasiones, asistencia financiera, precisó en marzo el Departamento de Estado.

La designación de otro país como «protector» es usual cuando dos naciones rompen o suspenden sus relaciones diplomáticas y, en el caso de Estados Unidos, Noruega y Suiza han cumplido ese papel en el pasado.

En enero, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, cortó los lazos diplomáticos con EE.UU. después de que Washington reconociera como gobernante «legítimo» de Venezuela al líder opositor Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (Parlamento), que reclamó la jefatura del Estado y ha ganado el reconocimiento de 54 naciones.

EE.UU. ha adoptado, además, varias acciones para presionar a Maduro, como la revocación de visados y sanciones a la empresa Petróleos de Venezuela (Pdvsa), principal fuente de divisas para Caracas.