El secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, anunció hoy que mantendrá suspendido durante un mes más el título III de la ley Helms-Burton, lo que en la práctica impide a los cubano-estadounidenses reclamar ante cortes de Estados Unidos propiedades que les fueron expropiadas tras la Revolución cubana.

Pompeo, en un comunicado, explicó que ha decidido continuar con la suspensión del título III porque está en los «intereses nacionales» de EE.UU., pero explicó que la extensión tiene una excepción: podrán interponerse demandas contra las compañías sancionadas por Washington e incluidas en una «lista negra».

En esa «lista negra» figuran entidades que están «bajo el control» de la inteligencia cubana, de las Fuerzas Armadas o efectivos de seguridad, así como el personal que establece «transacciones financieras directas» que podrían dañar al pueblo cubano, según explica el Departamento de Estado en su web.

DEJA UNA RESPUESTA