El CBD ha sido realmente polémico en los últimos años con motivo de que gente no experta en este ámbito ha promovido y divulgado que esta sustancia tiene funciones que en realidad no se han demostrado, generando así desconcierto entre la población. Los consumidores frecuentes de cannabis atribuían propiedades al CBD que eran completamente irreales, y una vez que la ciencia ha demostrado que dichos efectos no eran reales, la gente ha empezado a dudar sobre esta sustancia. Esto no quiere decir que no tenga una increíble cantidad de efectos y propiedades beneficiosas, sino que muchas de las que se asociaban a esta, eran completamente falsas. En los siguientes párrafos se muestran las propiedades y los efectos más destacados del CBD de la compañía СBDax.

Propiedades químicas del CBD

En primer lugar, destacar que el CBD y el THC no son en absoluto lo mismo, ya que en muchas ocasiones (normalmente en sitios no especializados en el tema) se venden como cannabinoides y con ello, como compuestos similares, sin embargo, no se parecen en absolutamente nada (salvo en que son compuestos activos procedentes del cannabis). Con respecto a estas destacan:

– Punto de fusión: 66ºC

– Peso molecular: 314.46

– Punto de ebullición: 180ºC

– Hidrofobicidad: comportamiento de las moléculas que causa que repelan el agua.

Podría parecer que dichas propiedades no tienen importancia, pero esto es falso. Es imprescindible conocer las características de un compuesto, en concreto del CBD en este caso, para poder así saber como debe de ser tratada dicha sustancia, para poder ser vendida en diferentes estados o formas o vías de administración. Además el conocer sus propiedades estructurales, permitirá prevenir que algunas de sus propiedades se pierdan como consecuencia del tratamiento al que será sometida.

¿Cómo puede actuar el CBD en humanos?

Todas las propiedades que esta sustancia tiene, se basan en como actúan en el organismo. Estos compuestos llamados cannabinoides, trabajan uniéndose a dos tipos de receptores en nuestro organismo: CB1 y CB2. Los primeros receptores se encuentran en el sistema nervioso central (SNC) así como en sistema inmune, digestivo y el aparato reproductor, mientras que los segundos se encuentran en el sistema nervioso periférico (SNP) y en otros tejidos periféricos como el bazo y pulmones (existen algunas células del sistema inmune, como son los monocitos, que también presentan estos receptores).

Parece ser, según los estudios presentes hasta el momento, que el funcionamiento de ambos receptores es muy similar. Cuando la molécula se une al receptor, se inhibe el transporte de calcio, y con ello una bajada de algunos mensajeros encargados de controlar ciertas vías enzimáticas. Aun no se conoce del todo bien el método de actuación del CBD, pero parece que actúa tal y como se ha descrito anteriormente.

En definitiva, lo que el CBD provoca, es evitar que un químico existente en nuestro sistema nervioso (relacionado con el dolor, el estado de ánimo y las capacidades mentales) no se degrade, de modo que acrecienta sus niveles en sangre, teniendo por tanto una consecuencia contrapuesta, es decir, reducción del dolor, mejoras en el estado de ánimo, aumento de la sensación de relax…

Efectos positivos del CBD

Es de estricta necesidad resaltar que el CBD no es psicotrópico, como si lo es el THC, de modo que aunque su abuso no es beneficioso, los efectos adversos no son tan negativos. Una de las principales diferencias del CBD con el THC, es que no genera adicción y no tiene unicamente objetivo recreativo, de ahí que la venta del THC este prohibida de manera legal y la del CBD no. Los principales efectos del CBD están asociados a su carácter analgésico, es decir, alivia dolores y provoca relajación, de ahí que se utilice en muchos casos de enfermedades graves, no para curar dicha enfermedad, sino por su ya demostrado efecto paliativo.

El cannabis, y con ello el CBD han estado siempre asociados a que sus efectos provocan alteración de la percepción, es decir, los llamados «viajes» o «colocones». Numerosos estudios plantean que estas alteraciones son consecuencia del THC y de otros compuestos presentes en la planta, pero no del CBD, de modo que consumir este de manera regulada, podría permitirnos aprovechar gran parte de las ventajas que estas plantas nos ofrecen.

DEJA UNA RESPUESTA