Por Javier Cortines
En el antiguo Egipto, cuando las cosas iban bien y el pueblo era feliz gracias a las buenas cosechas, los gobernantes, los comerciantes y los sacerdotes vivían en paz y -entre orgía y orgía- ofrecían sacrificios a los dioses. Pero, cuando una desgracia azotaba el país y provocaba extrema pobreza, los amos se escondían porque temían “el castigo del pueblo”, que “los nadies” les apalearan.

He escogido dos brevísimos relatos -que he incluido en mi último libro sobre Egipto (1)- que hablan de ese profundo estado de malestar que, de alguna manera, conecta con el Covid-19, esa pandemia que augura una época de incertidumbre, paro y hambrunas. De esta saldremos “más santos” o dando “un jaque mate” al “actual stablishment”.

Al ser de rabiosa actualidad, veamos dichos textos, de unos 4000 años de antigüedad. En ellos se palpa el dolor que aprieta los corazones hasta arrancarlos todo latido que da sentido a la vida y al amor. ¿A qué suenan muy cercanos aquellos lamentos tan lejanos? Los escritos, englobados en la llamada “literatura o filosofía de la decepción y la subversión”, son:

EL HOMBRE CANSADO DE SU ALMA

En los días de verano en los que el Sol abrasa

en los días que se seca la pesca cuando el cielo está en llamas

la muerte se presenta ante mí como una liberación

similar a la fragancia de la mirra

Similar al suave viento de un fresco amanecer

que te quita la venda de los ojos     

y te permite descubrir lo que no veías

LAS ADMONICIONES DE IPUUR

Las mujeres son estériles y Khnum (2)

el dios alfarero que modela los cuerpos de los recién nacidos

ya no da forma a la Humanidad.

La risa ha desaparecido y sólo se escuchan lamentos…

hay demasiado ruido y, es tan alto, que aplasta las palabras.

Éstas han dejado de tener sentido

las desgarradoras quejas del pueblo son interminables.

Ahora carece de importancia que los hombres sean grandes o pequeños,

la gente ve la muerte como una liberación.

Los corazones de las cabras lloran

a causa del estado lamentable de las tierras que antes eran fértiles.

Los que visten ropa de lino miran con cautela al pueblo

porque en cualquier momento pueden ser apaleados.

-1- Novelas cortas y poesía amorosa del antiguo Egipto. “La Verdadera historia de Sinuhé y otras Variopintas Serendipias”. (Madrid, mayo 2020, Ed. Liber Factory).

-2- Khnum (Jnum), era una de las principales divinidades de la mitología egipcia. Moldeaba con arcilla a los dioses, seres humanos y animales, y les insuflaba la vida.