EH Bildu ha presentado una queja formal a la Mesa del Parlamento Vasco por los «gritos e insultos» que los parlamentarios del PP profirieron contra el representante de la coalición soberanista Julen Arzuaga, después de que este expresara su desprecio «más absoluto» por las «organizaciones corporativas de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado».

Según ha informado hoy EH Bildu, su portavoz parlamentaria, Maddalen Iriarte, ha registrado esta protesta formal porque «lo que tuvo que soportar ayer Julen Arzuaga durante el debate de la ley de víctimas del Estado es inaceptable».

«Nada más tomar Arzuaga la palabra los parlamentarios del PP se pusieron de pie haciendo aspavientos y entre gritos e insultos impidieron que pudiera continuar con normalidad su intervención valiéndose para ello de la inacción y la pasividad de la presidenta de la Cámara», ha denunciado.

«Ahora le toca a la Mesa tomar las medidas disciplinarias que correspondan según el reglamento y así se lo hemos pedido», ha señalado Iriarte, que presentó la queja ayer..

Durante el debate de la ley que permite reconocer a víctimas de abusos policiales cometidos entre 1978 y 1999, Julen Arzuaga, al inicio de su intervención en el pleno, y dirigiéndose a miembros de la asociación de guardias civiles y policía nacional Jupasol presentes en la tribuna de invitados, expresó su desprecio «más absoluto» por las «organizaciones corporativas de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que están haciendo un lobby infecto, asqueroso, para que no se reconozca a las víctimas que ellos mismos han generado».

«Para mí ustedes son los nazis que protestan porque hubo un juicio en Núremberg, para mí ustedes son los franquistas que luchan para que no haya un reconocimiento de sus vulneraciones de derechos humanos», indicó el parlamentario de EH Bildu.

Estas palabras provocaron que los parlamentarios del PP, encabezados por su presidente en Euskadi, Alfonso Alonso, salieran momentáneamente del salón de plenos reprochando a Arzuaga sus expresiones.

También la presidenta del Parlamento de Vitoria, Bakartxo Tejeria, expulsó al parlamentario de EH Bildu Josu Estarrona por no atender a sus requerimientos de silencio en el pleno y anunció la retirada del acta de la sesión de palabras ofensivas que había pronunciado Arzuaga como la de «nazi».

Al margen de la queja contra los «insultos» del PP, EH Bildu ha pedido también que este órgano parlamentario analice las medidas a adoptar contra los representantes de Jupasol presentes en la tribuna de invitados ya que «sus gestos amenazadores fueron visibles desde el principio e impidieron el desarrollo normal de la sesión».

Asimismo la portavoz de EH Bildu ha instado a la Mesa a que traslade a Arzuaga «su apoyo y solidaridad ante los insultos y amenazas que está recibiendo desde ayer a través de las redes sociales».

Iriarte ha manifestado que Arzuaga cumplió con su «obligación democrática, que no es otra que hacer frente a quienes humillan a las víctimas policiales y del Estado, a quienes exigen impunidad para los policías y guardias civiles autores de crímenes terribles».

«A colectivos como Jusapol hay que decirles con toda la firmeza que también las víctimas del Estado, igual que todas las demás, necesitan y merecen toda la verdad, justicia y reparación», ha concluido.