Science Photo Library

Ante la noticia de que cuatro ejecutivos de las empresas de vigilancia francesas Amesys y Nexa Technologies han sido inculpados por complicidad en torturas en relación con la venta de tecnología de vigilancia a gobiernos de Libia y Egipto, Rasha Abdul Rahim, directora de Amnesty Tech, ha declarado:

“Estas inculpaciones no tienen precedentes. Cuando no se las controla, las actividades de las empresas de vigilancia pueden facilitar violaciones graves de derechos humanos y la represión, incluidos los crímenes de tortura y desaparición forzada.

“Estas inculpaciones transmiten a las empresas de vigilancia el claro mensaje de que no están por encima de la ley y de que podrían tener que rendir cuentas de sus actos desde el punto de vista penal.

“Este caso muestra también la necesidad urgente de que los Estados implementen un marco regulador de derechos humanos para la venta y transferencia de equipos de vigilancia.

“Hasta que exista un marco de este tipo, debería dictarse una moratoria sobre la compra, venta, transferencia y uso de equipos de vigilancia a gobiernos ligados a violaciones de derechos humanos”.

Información complementaria

El 22 de junio se anunció que cuatro ejecutivos de las empresas de vigilancia francesas Amesys y Nexa Technologies habían sido inculpados la semana pasada por jueces de instrucción de la unidad de crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra del Tribunal Judicial de París.

Las empresas están acusadas de proporcionar a gobiernos de Libia y Egipto tecnología de vigilancia que se utilizó posteriormente para rastrear a personas de la oposición que después fueron detenidas y torturadas en prisión.

Los ejecutivos han sido inculpados ahora por complicidad en torturas en Libia y Egipto, y complicidad en desaparición forzada en Egipto.

Amnistía Internacional

DEJA UNA RESPUESTA