Cruz Roja y la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal), las dos entidades encargadas de la distribución del Fondo de Ayuda Europea para las personas más desfavorecidas, han apoyado en 2017 a más de 1.440.000 personas en España, mediante la entrega de 87.305.105 kilos/litros de alimentos de primera necesidad, poco perecederos y de fácil transporte y almacenamiento.

Las dos entidades han realizado ahora un estudio con encuestas a 27.443 beneficiarios, 2.320 organizaciones de reparto, 875 de consumo y 4.000 voluntarios sacando una conclusión alarmante: entre los beneficiarios, hay un 18% que tiene trabajo.

Asimismo, una de cada tres personas llevan entre 3 y 5 años en el programa de alimentos, por lo que su pobreza se ha cronificado. El 13% o vive con ingresos inferiores a 100 euros y el 60%, con menos de 500 euros.

Los perfiles más vulnerables son los parados de baja duración (más de dos años), personas mayores, población infantil (en 3 de cada 4 hogares hay niños) y personas extranjeras.

El estudio pone de manifiesto el bajo nivel de cobertura social: solo cuatro de cada diez personas percibe rentas mínimas. El 52 por ciento de los beneficiarios está en situación de desempleo y de ellos, la mitad lleva así más de dos años.

Deja un comentario