El 94% de los espacios naturales que quedan se encuentra en tan solo 20 países, sin incluir altamar y la Antártida. Y más aún, más del 70% de los espacios naturales se encuentran en tan solo cinco países: Australia, Rusia, Canadá, Estados Unidos (Alaska) y Brasil. Además, casi dos tercios de los espacios naturales marinos se encuentran en aguas internacionales, fuera del control inmediato de los países.

Los espacios naturales son vastas extensiones de tierra y mar indómitas e inalteradas. Estas zonas son las últimas fortalezas para las especies en peligro de extinción y ejercen funciones vitales para el planeta, como almacenar carbono, minimizando los efectos del cambio climático.

La política medioambiental internacional está pasando por alto los espacios naturales y sus valores, ya que no hay nada que obligue a rendir cuentas sobre la conservación de los espacios naturales a los gobiernos, a las industrias y a las sociedades locales.

Casi todos los países han firmado acuerdos medioambientales internacionales encaminados a acabar con la crisis de biodiversidad, así como con el peligroso cambio climático. Los acuerdos también pretenden alcanzar los objetivos mundiales de desarrollo sostenible.

Preservar el 100% de los espacios naturales que quedan es posible, aunque requeriría evitar que actividades industriales como la minería, la explotación forestal y la pesca se expandieran a nuevas zonas. Pero si los países se comprometen expresamente con este objetivo, a los gobiernos y a las organizaciones no gubernamentales les sería más fácil obtener financiación y aplicar las medidas pertinentes en los países en vías de desarrollo.

Aún podemos salvar la naturaleza y estos espacios vírgenes, pero depende de los pasos que den estos países para asegurar el futuro de los últimos espacios vírgenes de la Tierra.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario