Categorías: Uncategorized

El abogado de una de las personas que hicieron gestos racistas a Vinicius: “Se estaban rascando las axilas”

Es inevitable cuestionar el umbral de lo que es aceptable como defensa legítima y lo que raya en la desfachatez

En el complicado entramado de la conducta humana, a menudo somos testigos de episodios donde la moralidad y la ética se enfrentan con la ignorancia y la insensibilidad. El deporte, uno de los dominios donde las emociones se encuentran en su máxima expresión, no está exento de estos encuentros. Resulta ser un prisma a través del cual se refleja una gama de la diversidad humana. Uno de esos episodios ha centrado recientemente la atención en el mundo del fútbol, donde la línea entre la diversión inofensiva y el comportamiento reprobable se puso en tela de juicio.

EL ARTE DEL SUBTERFUGIO

El 21 de mayo, durante un partido entre Valencia y Real Madrid, Vinicius, un destacado futbolista, enfrentó gestos y comentarios racistas desde la grada. El hecho de que algunas personas le gritaran “mono” y emularan el gesto del mono es un sombrío recordatorio de la persistente presencia del racismo en la sociedad y el deporte. Sin embargo, lo que rivaliza con la ignominia de estos actos es la aserción del abogado que representa a uno de los acusados. Según él, estos individuos simplemente “se estaban rascando las axilas” y que “no es un problema de racismo”.

Manuel Izquierdo, el abogado en cuestión, articuló este argumento en el programa ‘Esports Migdia’, de ‘Valencia Capital Radio’. La puerilidad de la defensa invoca una perplejidad entre la incredulidad y el escepticismo. Los argumentos de Izquierdo aparentemente desplazan la responsabilidad hacia Vinicius, alegando que tiene un “problema de educación” y “actitudes chulescas”. La retórica empleada aquí parece buscar una subversión de la narrativa, y de alguna manera convertir a los acusados en víctimas de circunstancias.

CRÍTICA A LA CRÍTICA

Una interrogante que surge en esta diatriba es cómo el lenguaje y la representación pueden ser manipulados para oscurecer la verdad y relativizar las responsabilidades. Cuando el abogado dice: “A mi cliente le acusan por delito de odio por rascarse las axilas”, es inevitable cuestionar el umbral de lo que es aceptable como defensa legítima y lo que raya en la desfachatez.

Por otro lado, los juicios continúan, y el propio Vinicius se prepara para testificar. Es vital que se haga justicia y que se envíe un mensaje claro de que el racismo y la discriminación no tienen cabida en la sociedad ni en el deporte. El caso también resalta la importancia de mantener la integridad en los argumentos legales y no permitir que la obstrucción y la tergiversación diluyan la gravedad de los problemas reales.

 

Entradas recientes

Yolanda Díaz rompe su silencio tras la derrota de Sumar en el 18-F

La líder de Sumar destacó que la lectura de las elecciones es clara: "más que…

6 mins hace

Ayuso retoma su lema: ‘Me gusta la fruta’ resuena nuevamente frente a las declaraciones de Pedro Sánchez

La frase "me gusta la fruta" parece haberse convertido en una especie de lema distintivo…

18 mins hace

Sánchez a Feijóo: ¿Con qué Feijóo nos quedamos? ¿Con el Feijóo que negocia la amnistía por la mañana y llama terroristas por la tarde?

"Yo doy explicaciones, pero explique usted lo que dice en privado a 16 periodistas", le…

20 horas hace

ERC y Bildu deciden no participar en el minuto de silencio del Congreso por los guardias civiles de Barbate

Según confirmaron a laSexta, tanto ERC como Bildu decidieron ausentarse intencionalmente, expresando que "lamentan la…

22 horas hace

La polémica propuesta de Francia: eliminar la nacionalidad en la isla de Mayotte

Los defensores de esta propuesta en la derecha la consideran adecuada pero insuficiente, abogando por…

22 horas hace