“Se estima que más de 180.000 personas han huido debido a la reciente oleada de violencia en el sur de Siria. UNICEF calcula que la mitad son niños. Según las informaciones recibidas, muchos de estos niños y sus familias continúan sin recibir la ayuda humanitaria básica que podría salvar vidas.

En los últimos años, el acceso humanitario se ha visto gravemente restringido, condicionado y, en algunos momentos, denegado completamente. Como resultado, se han perdido muchas vidas de niños. Ali, de 16 años y con desnutrición grave, murió cuando el acceso a su ciudad fue denegado. Él era solo uno de los muchos niños que han fallecido en los últimos siete años y medio.

Muchas vidas se habrían salvado fácilmente en Siria si se hubiera facilitado la distribución de ayuda humanitaria a tiempo y sin condiciones.

El acceso humanitario solo pretende salvar vidas: vidas de niños y niñas, vidas de hombres y mujeres inocentes. Es un imperativo humanitario, no es objeto de negociaciones. Privar a los niños de acceso humanitario es una de las seis graves violaciones de derechos de la infancia, según el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Las partes en conflicto que deniegan arbitraria y deliberadamente el acceso humanitario deberán responsabilizarse de sus actos.

El acceso humanitario también ha sido restringido durante años en dos zonas sitiadas de Idlib. Acogemos con satisfacción las informaciones de que los niños y familias de estas áreas pudieron por fin huir a lugares más seguros, después de sufrir tres años de asedio.

A pesar de los retos, los trabajadores humanitarios continúan proporcionando ayuda crítica y vital a las poblaciones más vulnerables en Siria. Las informaciones continuas de ataques a trabajadores humanitarios son sumamente preocupantes. Ellos no son un objetivo, y deben ser y estar protegidos en todo momento.

En toda Siria, hay 6 millones de niños que necesitan ayuda. En nombre de todos ellos, UNICEF hace un llamamiento para que se pueda llegar a todos ellos, estén donde estén, de manera puntual, constante, incondicional y libre de obstáculos. El acceso es fundamental no solo para distribuir ayuda, sino también para proporcionar atención médica in situ, examinar a los niños para identificar sus necesidades de protección, sanitarias y psicosociales, así como para realizar evaluaciones humanitarias.

UNICEF hace un llamamiento a todos los miembros del Consejo de Seguridad para que continúen presionando a las partes en conflicto. Para permitir a las organizaciones y trabajadores humanitarios hacer su trabajo en Siria, protegidos y sin condiciones. Para permitir a los equipos humanitarios ayudar a los niños que lo necesitan estén donde estén, e independientemente de quién controle la zona en la que viven. Seguramente no es mucho pedir, ¿verdad?

Más información sobre el trabajo de UNICEF en Siria, AQUÍ.

Declaración de Geert Cappelaere, director regional de UNICEF en Oriente Medio y África del Norte

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes.

 

Deja un comentario