El hombre detenido por apuñalar a su expareja en Gran Canaria este sábado vulneró una orden de alejamiento de su víctima al ir en su busca, según ha confirmado la Delegación del Gobierno en las islas.

La mujer, que permanece hospitalizada en estado grave tras haber sido sometida a dos intervenciones quirúrgicas al correr peligro su vida, fue alertada, en todo caso, del proceder de su atacante, si bien, al parecer, no evitó encontrarse con él, han expuesto a Efe este domingo fuentes de la Delegación del Gobierno.

Han asegurado, además, que el sistema de protección de víctimas de violencia machista no falló, en la medida en que la agredida fue avisada del peligro que corría.

Las desafortunadas circunstancias en que se topó con su expareja fueron determinantes, pese a todo, para que el hombre tuviera oportunidad de ensañarse con ella, ya que, según los primeros datos disponibles respecto a cómo se desarrolló el suceso, la arrinconó en un lugar del que no pudo escapar.

De ese modo tuvo oportunidad de asestarle numerosas puñaladas, varias de las cuales le afectaron a órganos vitales poniendo en riesgo su vida, han detallado.

La víctima, de 36 años, fue auxiliada por personal sanitario que la trasladó en una ambulancia con equipo médico desde el lugar en que se produjo la agresión, la calle Hawai del municipio turístico de San Bartolomé de Tirajana, situada en el barrio de El Tablero, al hospital Insular, en Las Palmas de Gran Canaria.

Allí permanece aún en estado grave, debido a la entidad de las heridas que sufrió, han recalcado las fuentes.

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA