«Hemos tenido que meter fuego a Cádiz para que Madrid se fije», se sumaba José María González ‘Kichi’ a la movilización del sector del metal de la ciudad gaditana. Mientras los trabajadores gritaban «no somos delincuentes, somos obreros».

https://twitter.com/Fumatron_U/status/1461291017366388743

Así acontecía el tercer día de la huelga indefinida convocada por el sector de metal de la provincia de Cádiz tras no alcanzar un acuerdo con la Federación de Empresarios del Metal de la provincia (Femca) sobre la renovación del convenio colectivo, que expiró el pasado 31 de diciembre.

Desde el principio, los sindicatos establecieron dos objetivos: que no se pierda poder adquisitivo y recuperar derechos perdidos en la anterior negociación. El secretario provincial de la Federación Industria de UGT, Antonio Montoro, declaró al Diario de Cádiz que habían roto relaciones con la patronal porque «se niega a negociar ningún punto». Por su parte, su homólogo de CCOO-Cádiz, Juan Linares, añadía: «Con esta actitud nos hemos visto obligados a empezar un periodo reivindicativo para que la patronal se siente a discutir».

Los sindicatos también reclaman un incremento salarial del 2% para este año, que subiría hasta el 2,5% en 2022 y el 3% en 2023. Igualmente, exigen que se aumente la cuantía de las horas extraordinarias, que se elimine la diferencia salarial entre indefinidos y eventuales y que se reduzca la jornada anual cuatro horas.

Hasta no consumarse el acuerdo Kichi ha pedido calma y expresaba su apoyo asegurado que «vuestro Ayuntamiento estuvo, está y estará a vuestro lado». Quien también ha explicado que «lo que hacemos es defender el plato de comida encima de nuestras casas. Que no venga nadie a insinuar siquiera que en Cádiz se montan barricadas y que son cuatro exaltados. Hemos tenido que meterle fuego para que en Madrid se fijen en nosotros. Eso sí que es violencia (…) «décadas de enganchar un contrato precario con otro», «tener que mentir en Urgencias tras un accidente laboral y asegurar que ha sido un percance doméstico».

Posteriormente también ha añadido a través de su cuenta de Twitter que «frente a los discursos de despachos, frente a quienes se ponen de perfil, frente a quienes se quedan en las formas para no entrar en el fondo, muestro no sólo todo mi apoyo, sino también mi lucha desde el papel y la trinchera que me toca ahora disputar y combatir…».

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA