El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, inició una visita de tres días a la República Centroafricana dándole la bienvenida a 200 refugiados que recién regresan ​​de la República Democrática del Congo.

En una reunión con el presidente Faustin-Archange Touadéra, el Alto Comisionado discutió los esfuerzos necesarios para crear las condiciones que facilitarían el retorno voluntario de los refugiados centroafricanos y quienes se encuentran desplazados dentro del propio país.

Grandi también reconoció la generosidad de la República Centroafricana al dar la bienvenida a unos 7.500 refugiados, a pesar de los muchos desafíos que enfrenta el país.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi (derecha) saluda a los refugiados a su regreso a Bangui, la República Centroafricana. © ACNUR/Adrienne Surprenant

“La paz, la seguridad y el desarrollo son esenciales para apoyar la decisión de los refugiados de regresar”, dijo Grandi. “Al trabajar junto con el Gobierno, los actores humanitarios y de desarrollo deben garantizar que las áreas identificadas de retorno se vuelvan más estables y autosuficientes para los repatriados y las comunidades de acogida. Esto significa seguridad, acceso a la educación, a la salud y a las oportunidades económicas”.

El Alto Comisionado también alentó a la República Centroafricana a adherirse a los dos tratados principales sobre apatridia y a unirse a los crecientes esfuerzos para erradicar la apatridia para 2024.

En el puerto de Bangui, Grandi recibió a 200 refugiados que regresaron en barco desde la República Democrática del Congo, como parte del programa de repatriación voluntaria para personas desplazadas por la fuerza de la República Centroafricana.

“Este es un día de alegría”, dijo Grandi a los retornados que habían desembarcado momentos antes. “Los retornos son un barómetro para la paz. Al regresar a casa, demuestra un acto de confianza de que este país está en camino a la paz. Ahora es nuestra responsabilidad cumplir con sus esperanzas y garantizar que su retorno sea sostenible”.

ACNUR está facilitando retornos voluntarios similares para los refugiados de RCA en Camerún y la República del Congo. Este último regreso a RCA eleva a 13.500 el número de refugiados que han recibido el apoyo del ACNUR desde 2017. Esto se suma a un estimado de 127.000 retornos espontáneos desde 2016. Los retornados dijeron que la mejora de la seguridad en sus áreas de origen y el acuerdo de paz entre el Gobierno y los grupos armados fueron los principales motivos de su decisión de regresar a casa.

Hay casi 600.000 refugiados de RCA en los países vecinos. Un número similar permanece desplazado dentro de sus fronteras. Los retornos voluntarios se basan en decisiones individuales. Se necesita protección continua en los países de acogida o en los lugares de desplazamiento para quienes no se sienten seguros para regresar a sus hogares.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, lidera la respuesta internacional para proteger a los obligados a huir de sus hogares debido a conflictos y persecuciones.