Los miembros de La Falange, la Hermandad Nacional de la Vieja Guardia y De de las JONS se reunieron el sábado pasado para conmemorar el aniversario del partido fascista en el histórico Ateneo de Madrid, una institución financiada con dinero público que recibió 350.000 euros en la última partida del presupuesto por parte del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid.

En las fotografías y vídeos que estas formaciones compartieron a través de sus redes sociales se ve cómo desplegaron banderas de la dictadura, lanzaron cánticos franquistas y clausuraron el acto entonando el Cara al sol.

«El reglamento del Ateneo reconoce y ampara el derecho de todo socio para profesar o emitir cualquier suerte de ideas políticas, religiosas y sociales, por radicales que sean u opuestas a las profesadas por los demás». Así ha justificado la Junta de Gobierno de la institución madrileña el acto que celebró la Falange Española en sus instalaciones.

Un gran cambio para la institución madrileña. El Ateneo abrió sus puertas en 1835 como templo intelectual, científico y literario que acogió reuniones de la generación del 98, del 14 y del 27 y formó a casi todos los premios Nobel españoles, así como a muchos políticos de la Segunda República. En 1939 la Falange lo ocupó y provocó «presumiblemente» la desaparición del archivo histórico de la institución. Ochenta años más tarde, ceden su espacio a los que según ellos acabaron con un legado de 100 años de conocimiento.

«Bajo la dictadura precedente del General Franco, no así bajo la previa del General Primo de Rivera, el Ateneo vio incautada su sede y prohibida en ella el ejercicio de la libertad de expresión, que es su mayor timbre de gloria», indican en el comunicado que hoy han difundido a los medios y en sus redes sociales.

Las principales críticas que ha recibido el Ateneo ha sido por denegar el año pasado un acto de Podemos y otro de ERC que pedía la libertad de los presos independentistas.