BDS Madrid reclama al Atlético de Madrid que no juegue en Israel. La lucha contra la ocupación y el apartheid nos incumbe a todos. Lo otro es complicidad y premiar las conquistas militares, el racismo y la impunidad.
Adjuntamos la carta y el texto realizado por BDS Madrid reclamando que el Atlético de Madrid no juegue con el equipo Baitar Trump Jerusalem. Por ser Jerusalén una ciudad ocupada, formar parte de la propaganda israelí de ser un país normal, que respeta el derecho, y no ocupa territorio palestino, encarcela y tortura, y también asesina.Practicar el apartheid.
Este es el caso del equipo Baitar, declaradamente racista,
Ya la federación Palestina de fútbol ya ha reclamado al Atlético de Madrid que no juegue.
Pero la directiva del Atlético de Madrid persiste. A favor del apartheid y la ocupación. Por acuerdo de sus accionistas.
Estimados Sres:
Nos hemos fijado en su código ético donde ya en su primer párrafo dice que actuarán con ‘el mayor respeto a la legalidad vigente’.
Como Vds., saben según el derecho internacional Jerusalén es una ciudad ocupada y que el equipo Baitar tiene a gala su supremacismo, racismo y discriminación. España prohibe el racismo y la discriminación. Israel ejerce y tiene leyes racistas. Práctica el apartheid.
El estadio Teddy Kollek fue construido sobre las ruinas del pueblo palestino Almalha, cuando hace 71 años las fuerzas israelíes de forma planificada expulsaron a 750 000 palestinos de sus hogares. Y Ustedes no pueden ignorar que la colonización continua. El derecho internacional, las Convenciones de Ginebra, el dictamen del Muro rechazan la ocupación. No sean cómplices.
Jerusalén Este, territorio conquistado en 1967, suele ser el motivo turístico ofertado y obsequiado por las autoridades de ocupación, al mismo tiempo que ordenan el desplazamiento día a día de familias palestinas de sus hogares, pregunten en el consulado español o a los diplomáticos europeos sitos en Jerusalén Este de esas prácticas.
Por último, señalarles que hay niños palestinos presos. Por defender sus hogares o protestar contra la ocupación. La ‘justicia’ de la ocupación tiene esas cosas. Sin oportunidades de tener una vida digna.
En fin, que el dinero no es todo y que la contratación del Atlético de Madrid pretende financiar la imagen de la ocupación. El deporte tiene que estar unido a la ética. Jugar en Israel, mientras haya ocupación, no lo es. Es ser cómplice de la misma.
Le adjuntamos una petición de BDS Madrid.
Esperamos su recapacitación y que, como otros equipos tocados por ofertas o socios interesados por negocios no éticos, a través de favores, regalos u ofrecimientos de otras ventajas contractuales, en cualquier lugar del mundo, rechacen jugar con la ocupación.
Atentamente,
Santiago González Vallejo
BDS Madrid

Deja un comentario