Los técnicos de Control de la Edificación del Ayuntamiento de Madrid trabajan este sábado para consolidar el edificio en el que ayer se registró una explosión, al parecer, por un escape de gas, en el distrito de Puente de Vallecas.

Diecisiete personas resultaron heridas leves este viernes por una explosión registrada en el último piso de un edificio de trece plantas, situado en el número 17 de la calle de Pablo Neruda.

Los bomberos trabajaron hasta pasada la medianoche para sanear los cinco inmuebles que resultaron dañados, ha precisado a Efe una portavoz de Emergencias Madrid.

Ahora, las tareas de los técnicos de Control de la Edificación se centran en apear la estructura y los forjados de las dos últimas plantas del inmueble, que quedaron deshechas por la explosión, han indicado a Efe fuentes del Consistorio madrileño.

De los diecisiete heridos leves, tres fueron atendidos por crisis de ansiedad, uno sufrió quemaduras y el resto tuvo golpes de cascotes y contusiones.

La explosión provocó la caída de muchos escombros a la calle, que dañaron no solo parte de las fachadas de edificios cercanos, sino también muchos coches aparcados en la vía pública.

La última planta del edificio en el que se produjo la detonación quedó al descubierto, sin algunas paredes.

Un total de 82 familias durmieron fuera de sus casas como consecuencia del suceso. 78 de ellas residen en el edificio en el que se produjo la explosión, otras tres viven en un segundo inmueble y otra familia, en un tercer edificio.

Solo dos familias requirieron anoche alojamiento de emergencia, gestionado por el Samur Social, mientras que el resto de los vecinos afectados por la explosión pasó la noche en casas de familiares o amigos.

DEJA UNA RESPUESTA