El Ayuntamiento de Madrid se ha convertido en un refugio para políticos del PP sin trabajo por los malos resultados del último ciclo electoral. La moción de censura que desalojó al gobierno de Mariano Rajoy de la Moncloa, y el triple batacazo electoral que sufrió la formación conservadora en las elecciones generales (de 137 a 66 escaños), regionales (de 48 a 30 diputados autonómicos) y municipales (de 21 a 15 concejales), dejaron a numerosos cargos públicos populares sin acta, pero tienen quien cuide de ellos.

Tras recuperar el poder en Madrid, una quincena de exdiputados nacionales y autonómicos, exconcejales y exaltos cargos populares han encontrado acomodo en el Ayuntamiento en solo dos meses, donde cobran entre 91.000 y 95.000 euros brutos al año, según datos de El País.

Estos son algunos ejemplos de miembros del PP colocados a dedo en el Ayuntamiento de Madrid:

Emilio del Río, exdiputado nacional que ha sido nombrado director general de Bibliotecas, Archivos y Museos
José Luis Moreno, exconcejal, nuevo director general de economía.
Federico Jiménez de Parga, exdiputado, coordinador general de Movilidad del Ayuntamiento
María del Carmen González, exdiputada, secretaria general técnica de cultura, turismo y deporte.
Paloma Sobrini, exalto cargo regional, directora de Arquitectura y Patrimonio del Ayuntamiento
José Canal Muñoz, exalto cargo nacional, coordinador general de contratación y política financiera.

Sin embargo, los fichajes, no se circunscriben únicamente a directivos, si no también a cargos políticos de segundo nivel que trabajaron con Ana Botella y perdieron el puesto cuando llegó Carmena, y a técnicos y profesionales de confianza del PP.

Deja un comentario