• España se sitúa en el puesto 22 (de 28 posibles) de empresas con alto nivel de intensidad digital. No estamos aprovechando la revolución tecnológica para crecer.
• Las empresas están renunciando a formar a sus plantillas. Hay 10,7 millones de personas trabajadoras que no se forman nunca en competencias digitales.
• La presencia de empleados cualificados en TIC está en el peor momento de la historia: solo el 17,5% de las empresas emplean a estos especialistas.
• Esta situación es extrapolable al déficit en el progreso de la Innovación o la I+D en nuestro país.
La Unión General de Trabajadores denuncia que el escaso nivel de digitalización de las empresas está lastrando el crecimiento económico de nuestro país. El gasto empresarial en TIC ha descendido un 25% en el último año (1.100 millones de euros menos en solo un año), y ya gastamos menos que en 2017, algo incomprensible para el sindicato.
El informe “Digitalización de la empresa española”, elaborado por UGT, refleja que la transformación digital no está siendo secundada por el tejido empresarial español, y esto está produciendo que, a pesar de tener una masiva presencia de ordenadores y conexiones a Internet, los trabajadores y trabajadoras están poco formadas en competencias digitales y estas tecnologías son poco aprovechadas para el crecimiento de la productividad y la competitividad.
Para UGT, la digitalización del tejido productivo español es profundamente deficitaria y decepcionante: su ritmo no solo no progresa, sino que tiende a retroceder, como consecuencia de una generalizada falta de inversión en nuevas tecnologías, innovación e I+D. Por ejemplo, de las 15 magnitudes TIC analizadas entre 2018 y 2019, en seis de ellas se registran retrocesos (-3% de empresas usan big data), en otras cuatro presentan un crecimiento plano (menor al 15%) y ninguna supera el 5% de crecimiento interanual.
Eurostat sitúa a España en el puesto 22 (de 28 posibles) en empresas con alto nivel de intensidad digital. En el otro extremo, nuestra economía lidera la lista negra de empresas con bajo nivel de intensidad digital: un 57% del total, quinto puesto de la Unión en un ranking tan negativo. Mientras todas las economías del mundo afrontan este proceso con decisión, las empresas de nuestro país acostumbran a cobijarse en el furgón de cola de la Unión Europea, quedándose muy lejos de los progresos necesario para competir en entornos digitales.
El sindicato llama poderosamente la atención al hecho de que el número de empresas con presencia en redes sociales triplique a las que venden sus productos por Internet. Esta circunstancia muestra la poca preparación y sensibilización de las empresas respecto del reto de lo digital. Las tecnologías más vanguardistas, como el cloud computing, el big data, los robots o las impresoras 3D, tienen una presencia casi testimonial.
No se forma a las personas trabajadoras en competencias digitales
Como consecuencia, las empresas están renunciando a formar a sus plantillas. Hoy, 10,7 millones de personas trabajadoras no se forman nunca en competencias digitales. Si tenemos en cuenta que casi 12 millones de conciudadanos (el 33,5% de la población) no es capaz de manejarse en entornos digitales tan comunes hoy en día como las redes sociales y software de uso laboral, y otro 21% (7,6 millones de personas) solo acredita habilidades digitales básicas, estamos condenando la empleabilidad a medio plazo de una gran parte de nuestra fuerza laboral.
Además, UGT denuncia que, a pesar de que la presencia de ordenadores y conexión a Internet es universal, su disponibilidad es desaprovechada de forma generalizada y apenas alcanza a la mitad de las personas trabajadoras contratadas. Sólo el 60% las personas trabajadoras españolas usan un ordenador conectado a Internet como parte de su trabajo y únicamente a la mitad se las dota de algún dispositivo móvil con conexión digital.
Para el sindicato, la presencia de empleados cualificados en TIC se encuentra en el peor momento de la historia: sólo el 17,5% de las empresas emplean a estos especialistas, la cifra más baja desde que se tienen datos. Obviamente, el mito de que existen miles de empleos de estas características sin cubrir no resiste un mínimo análisis: únicamente el 3,33% de las empresas españolas han tenido problemas para cubrir alguna vacante de especialista TIC.
Diferencias entre grandes empresas y pymes
La revolución tecnológica también está aumentando las diferencias entre las grandes y pequeñas y medianas empresas. Las diferencias según el sector productivo o el tamaño de las empresas a la hora de asumir este proceso de modernización son excesivamente amplias, lo que genera unos desequilibrios muy perjudiciales: mientras las grandes empresas lideran esta transformación, las pequeñas y medianas se quedan muy atrás, y las microempresas, simplemente, declinan al uso del comercio electrónico. Entre sectores, se pueden encontrar diferenciales del 85% en la presencia de comercio electrónico o del 31% en contar con página web propia.
Para UGT, estas conclusiones obtenidas para la implantación de las TIC en las empresas españolas, son prácticamente extrapolables al progreso de la Innovación o la I+D en nuestro país. De hecho, el gasto total en I+D de 2017 (último dato disponible) sigue siendo inferior al de 2008 y el número de empresas innovadoras es semejante al de 2012. En consecuencia, España ha empeorado en todos los rankings mundiales hasta presentar los peores resultados desde que se tienen registros.
Vídeo Recomendado:

Deja un comentario