Unas 629 personas llevan varios días a bordo de la nave Aquarius sin un puerto para embarcar. Entre ellos, más de 100 niños.

Todos los miembros de la Unión Europea deben garantizar la respuesta humanitaria y la protección de los que viajan en condiciones vulnerables en el Mediterráneo, además, los estados costeros de la UE tienen la obligación de rescatar a cualquier persona que esté en peligro en alta mar, independientemente de quién se trate, y de garantizar que son trasladados a un lugar seguro. Por estos motivos, tanto Italia como Malta deberían de haber garantizado la llegada a sus puertos de las personas que viajan en el Aquarius de manera segura y las represalias contra estos dos países deberían ser ejemplares.

Es importante destacar que la responsabilidad de las operaciones de salvamento y rescate por parte de los países costeros europeos debe ser compartida por todos los miembros de la UE, que no pueden dejarlos solos.  No se puede utilizar a las personas que ponen su vida en riesgo en el mar como moneda de cambio político entre los Estados Miembros de la UE. Todos los Estados Miembros tienen que compartir esa responsabilidad y asegurar que existen vías legales y seguras para que estas personas no tengan que arriesgar su vida en el mar, así como garantizar la protección de los derechos de los mismos y compartir su acogida.

Llevemos a los pasajeros del barco Aquarius a tierra y tratemos problemas añadidos más adelante”, ha dicho el enviado especial de ACNUR para el Mediterráneo Central, Vincent Cochetel.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha apelado a los gobiernos implicados a permitir el desembarco inmediato de las personas a bordo de un barco Aquarius. “Aquí hay un imperativo humanitario urgente. Las personas están en apuros, se están quedando sin provisiones y necesitan ayuda rápidamente. Otras cuestiones, como quién tiene la responsabilidad y cómo estas responsabilidades se pueden compartir mejor entre los Estados, deberían analizarse más adelante“, ha declarado Vincent Cochetel.

El comunicado del Presidente del Gobierno Pedro Sánchez 

Es importante el paso al frente del nuevo presidente Pedro Sánchez de aceptar que el barco Aquarius llegue al puerto de Valencia porque ante todo es urgente responder al imperativo humanitario y garantizar que  todas las personas que estaban en peligro en el barco llegan a un lugar seguro donde pueden ser atendidas.

Italia y Malta no pueden eximirse de sus obligaciones y aprovechar el paso adelante de España para obviar sus obligaciones humanitarias, al igual que el resto de Estados Miembros de la UE, por lo que la respuesta de España a este problema no puede quedar solamente en acoger a las personas del barco Aquarius. Debe ir más allá y debe ser más estructural.

Pedro Sánchez debe reclamar tanto a Italia como a Malta el cumplimiento de sus obligaciones de rescate y salvamento, así como movilizar al resto de Estados Miembros de la UE para que compartan la responsabilidad de proteger los derechos humanos de todas las personas que llegan a nuestro continente buscando una vida mejor y más segura.

En lo que va de año, casi 14.000 personas han llegado hasta Italia por el Mediterráneo, una cifra que ha ido en disminución en los últimos años. Migrantes y refugiados están optando cada vez más por otras rutas alternativas, como las terrestres o las rutas hasta Grecia y España.

Deja un comentario