El BBVA tiene a punto de caramelo una operación en la que cederá los derechos de propiedad de Distrito Castellana Norte (DCN) a Merlin Properties, una sociedad de inversión de activos inmobiliarios, en la mayor operación inmobiliaria de España y que también puede serlo de Europa.

Se confirma la especulación que quería realizar el BBVA con este proyecto y que era un secreto a voces. El banco y la inmobiliaria llevan semanas negociando los detalles del acuerdo, conocido como la Operación Chamartín. El proyecto, del que tres cuartas partes se destinarán a usos públicos, tendrá viviendas, oficinas, locales comerciales, equipamientos y zonas verdes. Está desarrollado en 45.000 folios y 1.200 planos, un proyecto abrumador.

Así lo confirmaba Nines Nieto, portavoz de Ecologistas en Acción, en una entrevista realizada en este mismo medio: «En el contrato firmado en diciembre de 2018, (Al BBVA) se le autoriza a vender los terrenos, incluso antes de que los pague. El contrato obliga a Adif a poner en manos del BBVA los suelos, en cuanto la Operación Chamartín sea aprobada definitivamente, pero el BBVA lo pagará en un plazo de 20 años».

«El Estado “regala” sus suelos, sin nada cambio y además permite que antes de que sean pagados, el BBVA los venda, para hacer negocio. Si esos suelos se llegan a desarrollar o no le importa un bledo al BBVA, simplemente es una operación financiera más. Es lamentable que los partidos políticos a estas alturas, asuman estas actuaciones y nos tomen por imbéciles a la ciudadanía, repiendo lo mismo que nos contaban antes de la crisis inmobiliaria», subraya Nieto.

La portavoz señala que «la Operación Chamartín está en los tribunales y de momento no se ha aprobado definitivamente. Hay tanta opacidad e irregularidades en su tramitación que en cualquier momento podría estallar. Desde luego, Ecologistas en Acción, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales (FRAVM) y la Plataforma Zona Norte no vamos a tirar la toalla y ahí seguimos dando la batalla».

Nos confirma hoy Nines Nieto que la denuncia sigue adelante, ya que el procedimiento judicial sigue abierto: «Están especulando con un terreno que es de todos los españoles», indica. Indica, además, que se esperan más recursos en cuanto se apruebe el proyecto.

Un enorme proyecto

Los terrenos sobre los que se va a desarrollar el proyecto se extienden a lo largo de una franja alargada de 5,6 kilómetros de longitud y hasta 1 kilómetro de ancho, que atraviesa el norte de Madrid, desde la calle Mateo Inurria, junto a Plaza de Castilla, hasta la M-40. En total, abarca una superficie de 3,3 millones de metro cuadrados, de los cuales, y tras descontar el espacio que ocupan las vías del tren y la M-30, únicamente se actuará sobre 2,3 millones, según DCN.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario