El Aquarius, el buque con el que SOS Méditerranée y Medicos sin Fronteras (MSF) salvan vidas de migrantes naufragados en el Mediterraneo, entra este lunes en su cuarto día de búsqueda de un puerto seguro donde desembarcar a los 141 personas rescatadas frente a las costas de Libia.

 

El Aquarius ha lanzado un mensaje a los gobiernos europeos para obtener permiso para atracar que de momento no ha obtenido respuesta, a pesar de que ha informado de la situación a las autoridades marítimas de Italia, Malta y Túnez.

El 70% de estas 141 personas es originaria de Somalia y Eritrea y, según indica la organización, de momento tienen condiciones de salud estables, pero están muy débiles y desnutridos, por lo que necesitan ayuda urgente.

En un encuentro en Doñana, Sánchez y la canciller alemana, Angela Merkel, coincidieron el pasado fin de semana en que la UE debe intensificar la cooperación con los países de África para hacer frente a la crisis migratoria. Lamentablemente, no aportan soluciones concretas para salvar la vida de las personas que están ya en tránsito.

Deja un comentario