La situación en Francia ha sido la chispa que ha encendido la mecha, y ahora el campo español se prepara para salir a las calles exigiendo medidas contundentes que alivien la crisis que afecta al sector.

Las tres principales organizaciones agrarias en España, Asaja, COAG y UPA, han convocado una serie de movilizaciones y protestas en todo el país, marcando el inicio de los primeros actos de protesta a nivel regional en las próximas semanas.

En un comunicado conjunto, las tres organizaciones agrarias mayoritarias han anunciado un calendario de movilizaciones en línea con las acciones llevadas a cabo por agricultores en otros países de la Unión Europea. Estas protestas surgen como respuesta ante «la frustración y malestar creciente debido a las difíciles condiciones y asfixiante burocracia que generan las normativas»

El campo español se moviliza para reclamar medidas ante la crisis
El campo español se moviliza para reclamar medidas ante la crisis

¿Cuáles son las demandas de los agricultores?

Las organizaciones COAG, UPA y Asaja han destacado que su principal exigencia será la paralización de las negociaciones de acuerdos como el del Mercosur. Además, solicitan que no se ratifique el acuerdo con Nueva Zelanda y piden detener las negociaciones con Chile, Kenia, México, India y Australia.

En cuanto a la Ley de la Cadena Agroalimentaria, buscan su modificación y ampliación para prohibir prácticas desleales, garantizando que los precios de los productos agrícolas cubran los costes de producción.

Además, las organizaciones han acordado solicitar al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, soluciones inmediatas para abordar diversos problemas del sector. Entre las cuestiones planteadas se encuentran las consecuencias de la sequía y la Guerra en Ucrania, precios y costes de producción, simplificación y flexibilidad de la Política Agraria Común (PAC), sectores ganaderos y temas laborales y de Seguridad Social.

Algunas de las demandas específicas a los gobiernos central y autonómicos incluyen la garantía de que ninguna solicitud de incorporación de jóvenes quede sin realizarse por falta de presupuesto, la detención de la especulación y compra de tierras por parte de fondos de inversión y agentes externos al sector agrario, y la facilitación del acceso a la tierra para jóvenes agricultores, así como aquellos con una base territorial inferior a la media de su sector productor. También se plantea la reconsideración de la instalación de energías renovables en terrenos agrarios.

DEJA UNA RESPUESTA