El candidato a la Diputación de Ourense por el PP, Manuel Baltar, ha retenido este viernes, tal y como estaba previsto, el gobierno provincial, tras contar con el apoyo de los dos diputados de la formación Democracia Ourensana, que se han posicionado a favor de su continuidad después de haber sido azote de su gestión durante toda la legislatura.

Este beneplácito llega después de que el pasado 15 de este mes los populares permitiesen que fuese investido alcalde Gonzalo Pérez Jácome, el líder de Democracia Ourensana, la tercera fuerza en las últimas elecciones municipales.

El clan Baltar lleva 32 años al frente de la Diputación, primero con José Luis Baltar y ahora con su hijo Manuel. Una gestión rodeada de todo tipo de polémicas, desde el enchufismo del padre (conocido como el «cacique bueno») hasta escándalos sexuales del hijo.

Así las cosas, Manuel Baltar repite al frente de la institución provincial, al recabar los catorce votos necesarios para mantener la Diputación, en concreto, los de su partido y DO después de que el PP se quedase en las pasadas elecciones a un escaño de alcanzar la mayoría absoluta en la provincia

Durante su discurso, Manuel Baltar ha prometido ser «el presidente de todos» siguiendo la «hoja de ruta» marcada en el anterior mandato. Y en un balance de su gestión, ha destacado tres hitos conseguidos que le permitieron lograr «deuda cero, liderazgo nacional en transparencia y presencia en foros internacionales».