El Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM) ha denunciado en una nota de prensa la gestión de contención de la pandemia de coronavirus diseñada por la Comunidad de Madrid presidida por Isabel Díaz Ayuso.

Señalan que «no es acertado el modelo que se plantea en torno al hospital de campaña en IFEMA y que supone el cierre de centros de salud para reubicar a sus profesionales en este nuevo hospital así como el desplazamiento de residentes y otros profesionales sanitarios desde varios hospitales de la Comunidad para cubrir la asistencia sanitaria de dicho hospital».

ICOMEM llega a esta conclusión tras revisar y analizar los últimos protocolos y medidas adoptadas para dar respuesta desde las diferentes administraciones sanitarias y los servicios de salud pública a la crisis sanitaria que está generando el coronavirus en la Comunidad de Madrid.

«El modelo de respuesta que se ha adoptado gira en torno a un hospital de campaña, sin considerar las fortalezas de nuestro sistema de Atención Primaria, que podría asumir gran parte del manejo de los casos leves y moderados sin necesidad de traslado a un centro hospitalario», denuncian.

Señalan, asimismo, «que se ha preferido seguir a países como China, Corea del Sur, Irán o Italia que tratan de agrupar y tratar de forma efectiva a los pacientes en centros específicos al no contar con una Atención Primaria tan desarrollada como la nuestra, capaz de hacer frente tanto al seguimiento de síntomas y la evolución de los casos como a su derivación al hospital en caso de empeoramiento».

Esta actuación por parte de la Comunidad de Madrid resta capacidad de respuesta y limita la posibilidad de actuación por falta de profesionales a los hospitales, que ya se encuentran al límite de su capacidad por la elevada carga de pacientes y las bajas que se están produciendo por contagios.

De esta forma, ICOMEM denuncia el deterioro en el funcionamiento de la Atención Primaria al reducir a los profesionales y centros de salud disponibles en el primer nivel y que los cierres de los centros de salud pueden derivar en un mayor uso y saturación de los servicios hospitalarios por parte de los pacientes al no disponer de su profesional y centro de referencia donde se discrimine de forma inicial como realizar su atención.

«Entendemos que la magnitud de esta pandemia es ingente y que las decisiones que se toman deben ser dinámicas y adaptarse a cada momento. Por ello, agradecemos el trabajo y esfuerzo de los gestores sanitarios y los responsables políticos durante todo el manejo de esta crisis, pero dadas las consecuencias nefastas que estas decisiones organizativas pueden tener en la salud de la población pedimos reconsiderar sus opciones y no limitarse a un único modelo de respuesta frente a la pandemia basado fundamentalmente en el hospital de campaña», señalan.