El Estudio Nacional de Seroprevalencia sobre la COVID-19 impulsado por el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III ha dado como resultado que tan sólo el 5% de la población española ha estado en contacto con el coronavirus y ha generado anticuerpos.

El estudio comenzó a finales de abril en más de 36.000 hogares y pretende conocer el porcentaje de población inmunizada frente al virus así como las características de la población contagiada y la que no: sexo, edad, profesión y distribución territorial. También tiene como fin detectar posibles casos para aislarlos, además de monitorizar la evolución dinámica de la enfermedad.

Para hacer el estudio se realizan dos pruebas: una rápida y otra más exhaustiva. En la primera se tomó una gota de sangre de los voluntarios y en la segunda una extracción mayor.

Las conclusiones extraídas indican que no aprecia diferencias ni por sexo ni por edad, pero sí geográficas, y se desprende que la tasa de letalidad del coronavirus es del 1,15%.

Según ha explicado Salvador Illa, ministro de Sanidad, poco más de dos millones de personas han tenido contacto con el virus por lo que no hay «inmunidad de rebaño» y ha destacado que los resultados de este estudio vienen a confirmar las hipótesis que maneja el Gobierno y «sobre las que se fundamenta el plan de desescalada».

Sobre la inmunidad de rebaño

La inmunidad de rebaño o inmunidad de grupo se da cuando un número suficiente de individuos está protegido ante una infección y actúan como barrera impidiendo que el agente alcance a aquellos que todavía pueden contagiarse. Normalmente este tipo de defensa se da cuando la mayoría de la población ha padecido la enfermedad o a través de la vacunación.

Para poder hablar de inmunidad de rebaño en el caso del coronavirus, es necesario que entre el 60% y el 70% de la población presente anticuerpos al haber padecido la enfermedad y, por tanto, esté protegido ya que todavía no existe una vacuna. Estos porcentajes está muy lejos del actual por lo que los expertos llaman a la prudencia.

Esta estrategia fue en un principio adoptada por Reino Unido pero debido a la alta transmisión y a la gran cantidad de casos graves que generaba, tuvo que ser abandonada.

Madrid y Soria, los más afectados

Marina Pollán, directora del Centro Nacional de Epidemiología, ha comunicado este miércoles por la tarde en rueda de prensa que las zonas más afectadas han sido las Comunidad de Madrid y la provincia de Soria, habiendo resultados similares de prevalencia entre hombres y mujeres.

Otro resultado arrojado del estudio es que cuantos más síntomas, mayor es la prevalencia: para las personas que tienen entre tres y cinco es del 8% y con más de 5 se eleva al 14,7%. Para los que han sufrido una pérdida súbita del olfato se dispara al 43%.

La prevalencia también es menor en bebés, niños y en jóvenes, y es más estable en grupos de más edad.

Además hay una marcada variabilidad geográfica: del 1,1% de Ceuta al 14,2% de Soria, pasando por las cifras superiores al 10 % de Castilla-La Mancha y Madrid.