La Mesa del Congreso ha encargado un informe jurídico sobre la tramitación parlamentaria de los decretos ley del Gobierno de Pedro Sánchez en periodo electoral y con las Cortes disueltas. Según indicaron a Europa Press fuentes parlamentarias, se busca aclarar especialmente cómo actuar si se aprueba tramitar esos decretos como proyectos de ley, pues es algo de lo que no existe precedente.

Con la publicación este martes del decreto de convocatoria de las elecciones del 28 de abril quedarán disueltas las Cortes Generales y sólo permanecerán en pie las diputaciones permanentes del Congreso y del Senado.

El Gobierno de Pedro Sánchez ya ha avisado de que piensa aprovechar estas semanas para adoptar medidas y que tiene intención de aprobar decretos ley. El pasado viernes ya aprobó tres, los relativos a la preparación del Brexit, la regulación del mercado de la vivienda, y las medidas de igualdad entre las que se incluye la ampliación del permiso de paternidad.

LA DIPUTACIÓN ASUME LAS FUNCIONES DEL PLENO

Conforme al artículo 57.1 del Reglamento del Congreso, en esos casos de disolución de las Cortes la Diputación Permanente asume «todas las facultades» que la Constitución atribuye a la Cámara en relación con los decretos ley.

Ello garantiza que no hay ningún momento de vacío de poder en el Poder Legislativo y que los decretos ley que apruebe el Gobierno podrán ser sometidos en la Diputación Permanente al debate de convalidación o derogación que en situación ordinaria asume el Pleno.

De acuerdo con la legislación, esos decretos ley deberán ser convalidados por el Congreso, y al no estar ya en funcionamiento el Pleno del Congreso esa tarea la asumirá la Diputación Permanente, algo que ya ha ocurrido en otros periodos entre legislaturas.

Pero en cada convalidación de un decreto ley se vota también, y cualquier grupo parlamentario puede pedirlo, si se tramita o no ese texto como proyecto de ley, abriendo así la puerta a introducir cambios vía enmienda.

ALGO ORDINARIO DE LO QUE AHORA NO HAY PRECEDENTE

La tramitación de los decretos ley del Gobierno como proyectos de ley ha sido una constante esta legislatura sin mayoría absoluta, con lo que esas normas se han sometido después a un plazo de enmiendas para poder debatirse en las distintas fases de la tramitación parlamentaria: ponencia, comisión y pleno.

Pero ahora, con las Cortes disueltas y cuando sólo permanece activa la Diputación Permanente y no existen comisiones parlamentarias, la Mesa del Congreso quiere saber cómo actuar si se aprueba tramitar como proyecto de ley alguno de esos decretos, algo de lo que no existe precedente.

DEJA UNA RESPUESTA