La fórmula que se empleará en el cambio de nombre será la misma utilizada para el aeródromo de Madrid, que pasó a denominarse Aeropuerto Madrid Barajas-Adolfo Suárez en homenaje al expresidente fallecido en 2014.

El Ejecutivo subraya que el cambio de nombre del aeropuerto del Prat constituye una medida «cargada de simbolismo» y que pretende subrayar la voluntad del Gobierno en favor del diálogo como vía de solución al problema existente con el independentismo catalán, señalan las fuentes consultadas. La idea es iniciativa del Gobierno, si bien las fuentes no han podido atribuir a una persona en concreto la propuesta.

Tarradellas, que emigró a Francia terminada la Guerra Civil, fue presidente en el exilio de la Generalitat desde 1954 a 1977. Llegó al cargo como consecuencia de la dimisión por motivos de salud de Josep Irla. Político de Esquerra Republicana de Catalunya, llegó a ser secretario general y presidente de la formación.

Célebres son sus palabras asomándose al balcón del Palacio de la Generalitat tras su regreso al país, el 23 de octubre de 1977, cuando gritó a la multitud congregada: «¡Ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí!» (Ciudadanos de Cataluña, ya estoy aquí).