El Consulado asumirá las relaciones consulares con los españoles residentes en las provincias de de North West England (salvo Cumbria), North y West Yorkshire, Gales East y West Midlands, East y South Yorkshire, e Isla de Man, con el fin de aligerar la carga de trabajo de los de Londres y Edimburgo.

España ya contaba con un Consulado General en Manchester, pero fue cerrado en 2011, «en un contexto de fuertes restricciones presupuestarias». Sin embargo, desde 2011 el número de españoles en Reino Unido ha crecido «de forma exponencial», en buena medida por la crisis económica, y a ello se suma la necesidad de atender a los españoles en el marco del Brexit.

De hecho, desde finales de 2011 hasta diciembre de 2018, el Consulado General en Londres casi ha duplicado el número de españoles inscritos, pasando de 68.668 inscritos a 128.232. Por su parte, el Consulado General en Edimburgo ha pasado, en el mismo período, de 10.782 a 25.326.

A ello habría que sumar los españoles, probablemente miles, que no están registrados. Sin embargo, pese a ese aumento, las restricciones presupuestarias de los últimos años han impedido reforzarlos consulados con personal o con medios.

Ahora, ante la inminencia del Brexit, Exteriores da por hecho que irán en aumento la inquietud y las dudas de los españoles en el Reino Unido y, consiguientemente, las consultas, gestiones y peticiones ante los dos Consulados.

El Consulado estará dirigido por un cónsul general, tendrá «el personal que precise para su funcionamiento». Sus gastos se cubrirán con cargo a los créditos existentes para las Representaciones en el Exterior.

En todo caso, el Gobierno detalla que la apertuea no supondrá ningún aumento neto del gasto del personal, ya que el aumento del gasto derivado de las dos plazas de funcionario (cónsul y canciller) y de las dos plazas de personal laboral (ordenanza-chófer y subalterno), se compensarán con la disminución del gasto derivado de la desconcentración y la amortización de cuatro plazas.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario