El pasado viernes en el Consejo de Ministros se aprobó, por fin, dotar de protección al corredor de cetáceos del Mediterráneo, convirtiéndose en en área protegida el área marina localizada entre las costas de las Islas Baleares, Cataluña y la Comunidad Valenciana, y alejando el riesgo de prospecciones petrolíferas.

El primer paso para que esta protección del Corredor de Cetáceos del Mediterráneo haya sido posible ha sido el activismo de plataformas como Mar Blava, que conjuntamente con EQUO-Unidos Podemos presentó la PNL, aprobada en el Congreso.

En la zona se ha dado un progresivo agravamiento del nivel de ruido submarino debido a la creciente interferencia humana en los ecosistemas marinos, que pone en riesgo la supervivencia de las poblaciones de fauna marina, especialmente las de los cetáceos, como se evidencia en el estudio “Visión general de los puntos negros de ruido submarino en el área ACCOBAMS, Parte I – Mar Mediterráneo”.

Las conclusiones del informe muestran el aumento de presión acústica en el ámbito subacuático, y señalan las actividades de adquisición sísmica y de búsqueda de pozos de petróleo y gas como la principal causa. En el año  2005, el área mediterránea afectada por los sondeos acústicos era de un 3,8%, mientras que en el año 2015 aumenta hasta el 27% de la superficie.

Equo indica a este respecto que continúa “solicitando que se apruebe una moratoria de efecto inmediato a la presentación de nuevas solicitudes de permisos de investigación, exploración y explotación de hidrocarburos así como de proyectos de exploración de hidrocarburos en el Mediterráneo español, y que finalice la de permisos de investigación de hidrocarburos y de los proyectos de exploración existentes en el Mediterráneo español“.

Deja un comentario