En el debate organizado este domingo por La Sexta los partidos han chocado en temas como los cambios de sede de empresas antes del 27 de octubre o los recortes en educación, pero lo que ha destacado por encima de todo ha sido que las diferencias sobre el proceso independentista complicarán los pactos postelectorales. Formar gobierno será un reto enorme si, ni independentistas ni constitucionalista, consiguen mayoría.

Miquel Iceta, primer secretario del PSC, ha descartado totalmente la idea de apoyar una investidura de ERC; el mismo mensaje que expuso el candidato de Catalunya en Comú, Xavier Domènech, al asegurar que no votaría a favor de ningún partido “de derechas”, entre los que cuentan no solo a Ciudadanos de Inés Arrimadas y al Partido Popular de Albiol, sino también a Junts per Catalunya, encabezado por Carles Puigdemont.

Por su parte, Inés Arrimadas ha puesto de manifiesto que si de ella depende, tenderá la mano a los partidos del bloque constitucionalista para formar gobierno, basando su mensaje en el medio: “locura institucional”, “fractura social” o “si vuelven a ganar los independentistas harán lo mismo” se ha podido escuchar de la candidata de Ciudadanos.

Por su parte, Carles Mundó, el representante de ERC, ha intentado remarcar que su partido es el único que puede evitar una eventual victoria de Ciudadanos y que no optará por la vía unilateral a partir del día 22. “ERC es un partido que siempre ha defendido el diálogo”. Mundo ha mostrado su sintonía con JxCat.

Iceta ha defendido su candidatura como garante de la “recuperación” y la “estabilidad”, acusando al independentismo de la actual situación de la Generalitat, asegurando, además, que el PSOE estuvo a punto de frenar la DUI. “Me ofrecí a Puigdemont para una vía negociada y no quiso. La CUP, ERC… forzaron que se echara atrás y ahora los responsables somos nosotros”.

Deja un comentario