El número de nuevos nacimientos en Japón se ubicará para 2018 en el mínimo histórico en 120 años, cuando se comenzaron a tomar estadísticas en el país, informó el ministerio de Salud.

La estimación más reciente de alumbramientos entre enero y octubre llegó a 921 mil, es decir más de 25 mil niños menos en relación al mismo período del año pasado y el valor más bajo desde 1899, primer año de mediciones.

En los últimos 30 años, los nacimientos disminuyen un promedio del 30%, mientras que el número de decesos de este año alcanzó el máximo desde la posguerra, un resultado que contribuyó a un decrecimiento de la población de 448 mil unidades, tendencia que se reafirma por doce años consecutivos. El ministerio indicó que las estructuras tradicionales de la familia y el estilo de vida de las personas en general se alteraron considerablemente en las últimas tres décadas, dinámicas que explican la contracción irrefrenable de los nacimientos y el progresivo envejecimiento poblacional.

El año 2018 debería confirmarse como el tercero seguido en Japón en el cual los nacimientos serán inferiores a un millón de unidades, una contratendencia, por ejemplo, respecto del segundo «babyboom» de principios de la década del 70, cuando los recién nacidos superaban regularmente cada año los dos millones.