El deporte se consolida como un motor de la economía española

Vivimos tiempos de incertidumbre económica y política. La economía mundial se desacelera y comienza a mostrar síntomas preocupantes: crece la deuda soberana, continúan las guerras comerciales y aumentan las desigualdades en todo el planeta. Los problemas políticos se agudizan tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Comienzan a sonar los tambores de una nueva crisis. Hay un sector que, pese a estas dudas, resiste con fuerza y tiene visos de convertirse en uno de los sectores económicos estratégicos del país: la industria del deporte.

Fuente: pixabay.com

Gimnasios

Uno de los motivos que está detrás de la gran fortaleza del sector del deporte es el fuerte tirón que está teniendo el fitness: 2.000 millones de euros de facturación y 5,2 millones de socios (un 11,2 % de los españoles) para ser más exactos, según los datos que publicaba el diario Cinco Días el año pasado. La explosión de los llamados gimnasios low cost, aptos para los bolsillos menos pudientes, ha logrado democratizar el acceso a estos centros de bienestar. En muchas ciudades españolas puede verse la transformación de locales comerciales grandes que estaban cerrados en imponentes gimnasios para todo tipo de presupuestos.

Videojuegos y eSports

Estos últimos años hemos asistido a una verdadera revolución tanto a nivel de videojuegos tradicionales como de los eSports (ligas profesionales de jugadores que compiten en torneos oficiales como si de LaLiga se tratase). En lo que respecta a esta última modalidad, desde 2012 hemos sido testigos de un aumento meteórico del 500 %. Para 2020, las previsiones calculan unos ingresos generados de 1.500 millones de euros. Una cifra realmente asombrosa que apunta hacia un potencial muy grande para este sector naciente

¿Y quién no ha jugado alguna vez a alguna de las ediciones de la popular franquicia FIFA? El FIFA 2019 está arrasando este año entre los amantes de los videojuegos deportivos (y generando grandes beneficios económicos).

Eventos deportivos

Un 2% de los ingresos del Estado español proceden de la liga de fútbol española. Por ejemplo, los partidos que cada semana tienen lugar en las ciudades de todo el país generan ingentes cantidades de dinero. El IVA de las entradas alimenta las arcas públicas prácticamente todas las semanas. Y los ingresos no solo van a los clubes, por el contrario, se genera toda una suerte de economía circular que genera muchos puestos de trabajo indirectos. A esto se le conoce como efecto tractor: apuestas deportivas, hostelería, turismo, etc.

Turismo y hostelería

Al calor del efecto tractor que acabamos de mencionar, el deporte es un importante catalizador para la industria del turismo y de la hostelería. Los partidos generan un efecto llamada de turistas tanto nacionales como internacionales. Cuando los equipos juegan de casa, muchos aficionados deciden acompañarlos para darles su apoyo. Y en esos desplazamientos gastan dinero en pernoctaciones, comidas y compras (solo en bares gastan de media 9,9 euros por partido visto).

También se mueven cantidades de dinero muy abultadas cuando nuestro país acoge la final de alguna competición deportiva de primer nivel. Por poner un ejemplo, la final de la Copa Libertadores que enfrentó al Boca Juniors contra el River Plate celebrada en Madrid en noviembre del año pasado movió cerca de 50 millones de euros. El próximo gran evento deportivo será la final de la Champions, con precios que oscilarán entre los 70 y los 600 euros. También se espera que la final de la Copa del Rey mueva dinero. La disputarán el Barça y el Valencia. En la casa de apuestas deportivas Betway se paga a 10 de abril una cuota de 1,40 por la victoria azulgrana y de 7 por una victoria ‘ché’. El Barça moviliza a la afición como pocos equipos y la fe aplastante en su victoria en la Copa del Rey, tal y como reflejan las cuotas, podría movilizar a más aficionados que en otras ocasiones, con los beneficios económicos que eso implica.

En conclusión, parece buena idea apostar desde la esfera pública por la inversión en este sector tan beneficioso para nuestro país. El crecimiento económico no está generando los niveles de empleo que España necesita y no parece buena idea confiar ciegamente en la iniciativa privada como motor expansivo de este importante sector. Además, la promoción del sector del deporte no solo trae beneficios económicos, sino que mejora la salud de los ciudadanos. Es momento de ser valientes y de dotar al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de los fondos que necesita para llevar a buen término su cometido, tal y como defendía EQUO el año pasado.

¿Respaldará el próximo habitante de la Moncloa este importante sector estratégico como se merece? ¿Potenciará un sector que mueve en España nada más y nada menos que 15.000 millones de euros? Todavía tendremos que esperar unos meses para saberlo.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario