Tras ser expulsada del trono Isabel II las Cortes iniciaron el proceso de elección del nuevo monarca. Aunque había varios candidatos, Amadeo era el candidato predilecto del general Prim que en esos momentos era la figura más importante de la revolución de 1968.

La candidatura de Amadeo de Saboya recibió 191 votos, quedando muy por encima del resto de candidatos, por lo tanto fue proclamado Amadeo I rey de España el 16 de noviembre de 1870 y el 4 de diciembre del mismo año se produjo la aceptación oficial. Su reinado duraría poco más de dos años.

Nada más desembarcar en España el 30 de diciembre de 1870 le comunicaron la noticia de que el general Prim, su principal valedor, había muerto víctima de un atentado que había tenido lugar en Madrid tres días antes cuando se dirigía del Congreso a su domicilio, lo que privó a Amadeo I de un apoyo indispensable.

Amadeo I contaba con la oposición de los republicanos, los carlistas, de una parte de la aristocracia que añoraba a los borbones y de la iglesia. El pueblo tampoco aceptó bien la presencia de un rey extranjero, a pesar de vivir sin ostentaciones en un limitado espacio de palacio, donde se restringía hasta el consumo de la iluminación. Su menguado séquito estaba constituido por dos italianos, Locatelli y el fiel Dragonetti, y algún español de categoría secundaria. Su desconocimiento del idioma le sirvió también para que se le tildara de falto de entendederas.

Amadeo I sabía que necesitaba ganarse la confianza de los españoles y advertía que en ningún momento se impondría al deseo de su patria de adopción. En un primer momento contó con el apoyo de los progresistas, unionistas y demócratas pero el fraccionamiento de estos grupos dificultó el desarrollo de su breve reinado. Amadeo I pretendió establecer un turno pacífico de gobierno entre las principales facciones en que se había dividido el partido progresista: la constitucional de Sagasta –algo más tolerante– y la radical representada por Ruiz Zorrilla. Pero el intento fracasó, llevándose al traste también cualquier tentativa de mejorar el caos económico que se había heredado del gobierno de Isabel II.

La principal oposición la encontró en el sector republicano y especialmente en los carlistas, que iniciarion en 1872 una nueva Guerra. El conflicto independentista en Cuba terminó por agravar la situación, dejando la continuidad de Amadeo de Saboya como rey pendiente de un hilo.

La impotencia para resolver todos los frentes de contestación abiertos en su contra y la división y enfrentamiento entre los propios españoles, para la que no halló solución dentro de la legalidad le obligaron a enviar su carta de abdicación a las Cortes. A pesar de los intentos de Ruiz Zorrilla por pedir tiempo para convencer al monarca de que regresara, una alianza entre republicanos y parte de los radicales (mayoría) dio por válida la renuncia al trono.

A las tres de la tarde del 11 de febrero de 1873, el Congreso y el Senado, constituidos en Asamblea Nacional, proclamaron la Primera República por 258 votos contra 32


Fuentes: Wikipedia, La Vanguardia