Borrador automático

La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado la condena al dirigente de Vox Iván Espinosa de los Monteros por intentar eludir el pago de parte de las obras de su moderna mansión de cuatro plantas en el distrito de Chamartín.

La mansión del dirigente de Vox está construida sobre una parcela de 342 metros cuadrados en una de las zonas más caras de la capital. La mansión consta de 545 metros cuadrados contruidos y distribuidos en cuatro plantas. Cuenta con ascensor, gimnasio, garaje y una piscina con solárium en la terraza, donde también hay una zona verde.

Ahora, la sala decimotercera de lo civil del tribunal ha desestimado, según una información de eldiario.es, el recurso interpuesto por Espinosa de los Monteros a la primera condena y ratifica así que Espinosa de los Monteros tiene que pagar su deuda de 63.183 euros y las costas judiciales.

La primera sentencia es del 3 de noviembre de 2014. El Juzgado condenó a Pedro Heredia 6 SL, la sociedad de Espinosa de los Monteros, a pagar 74.108 euros, más los intereses, a RUE SL, la empresa a la que había contratado en febrero de 2012 para la construcción de su casa. Espinosa de los Monteros recurrió esta condena en la Audiencia Provincial de Madrid, que el 30 de marzo de 2015 la ratificó, aunque rebajando la cuantía al hacerse cargo de algunas facturas la sociedad.

El 23 de junio de 2016, la sociedad de Espinosa de los Monteros se declaró en concurso de acreedores para evitar pagar la deuda, pero la empresa perjudicada decidió entonces demandar a Espinosa de los Monteros, ya que era él el responsable de esa deuda al ser el propietario real de esa vivienda.

La justicia dio la razón al demandante el 4 de septiembre de 2018 y condenó a Espinosa de los Monteros a pagar de su bolsillo y con intereses el dinero que dejó a deber su empresa quebrada: 63.183 euros. El dirigente de Vox recurrió pero ha perdido en segunda instancia y ha sido condenado a pagar, además de la deuda, las costas del juicio.

La última sentencia dictada hace apenas unos días indicó que «La justificación alegada por el Sr. Espinosa para presentar el concurso constituye una actuación contraria a la buena fe que debe presidir en el cumplimiento de los contratos», añade el escrito, que concluye que «declarar su insolvencia dejando pendiente la deuda» indica «un fraude de acreedores».

 


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario