El norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), socio del Gobierno británico, rechazó hoy el nuevo plan del «brexit» de la primera ministra, Theresa May, a quien acusó de recurrir al Partido Laborista para «subcontratar» la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

La «premier» conservadora avanzó este martes que prevé solicitar una nueva prórroga del «brexit» a Bruselas para negociar con la oposición un plan conjunto que le asegure una mayoría en la Cámara de los Comunes, después de tres rechazos al acuerdo de salida que ella misma pactó con el bloque el pasado noviembre.

El DUP aseguró en un comunicado que May no ha logrado el apoyo de Westminster debido a su «lamentable gestión» en las negociaciones con la UE, lo que le ha impedido obtener un divorcio «razonable» y adecuado para «todo el Reino Unido».

En consecuencia, «está por ver» si la «subcontratación del futuro del ‘brexit’ a Jeremy Corbyn», el líder laborista al que el Partido Conservador ha «demonizado durante años», tendrá «un final feliz», expuso la formación norirlandesa, cuyos diez diputados en Londres permiten a May gobernar en minoría.

Si May y Corbyn hallasen puntos de encuentro, todo indica que optarían por una ruptura «suave», como apoyar una unión aduanera una vez DE que el Reino Unido se marche de la UE.

Hasta ahora May ha rechazado la unión aduanera por la presión de los euroescépticos y el DUP, que consideran que ello le impediría al país negociar acuerdos comerciales con países fuera del bloque comunitario.

Asimismo, un pacto entre tories y laboristas para desbloquear el «brexit» llevaría implícita la aceptación parlamentario del tratado de salida pactado en noviembre, que incluye el polémico «backstop», la salvaguarda para mantener abierta la frontera entre la provincia británica de Irlanda del Norte e Irlanda.

Este mecanismo prevé que el Reino Unido permanezca en la unión aduanera y que Irlanda del Norte también esté alineada con ciertas normas del mercado único hasta que se establezca una nueva relación comercial entre ambas partes en la siguiente fase de conversaciones, un proceso que puede durar años.

«Queremos que se respete el resultado del referéndum (del ‘brexit’ de 2016), y tal y como entramos en el mercado interior como un solo país, debemos salir como un solo país», subrayó el DUP en el comunicado.

Los unionistas aseguraron que mantendrán su «oposición en el Parlamento y dentro del Gobierno» para «defender con fuerza» los intereses de Irlanda del Norte y «la integridad del Reino Unido».