El norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), socio del Gobierno británico, recordó hoy a la primera ministra, Theresa May, que la salvaguarda fronteriza sigue siendo el «principal problema» para ratificar su acuerdo del «brexit», después de que el Parlamento lo rechazara por tercera vez.

El «número dos» unionista, Nigel Dodds, apremió a la «premier» conservadora a que «aproveche el tiempo que queda de manera constructiva» para abordar «los peligros» que plantea ese mecanismo de seguridad, pensado para evitar una frontera dura ente las dos Irlandas.

La Cámara de los Comunes rechazó este viernes el tratado de salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) acordado con Bruselas, con los votos en contra de, entre otros, los diez diputados del DUP, quienes permiten a May gobernar en minoría.

«Hemos tomado esta decisión desde una posición de principios, pues no creemos que el acuerdo de salida es beneficioso para el futuro del Reino Unido», declaró Doods en Westminster.

El líder del DUP en los Comunes reconoció que se han efectuado «buenos progresos» en los últimos días en sus contactos con el Ejecutivo de Londres, pero lamentó que no han sido suficientes para situarse junto a May en la votación de hoy.

«Lamentamos profundamente que aquellos que han negociado (con la UE) en nombre del Reino Unido hayan perdido muchas oportunidades para escuchar nuestras advertencias sobre los peligros de la salvaguarda y para remediar sus deficiencias», señaló Doods.

La cláusula prevé que el Reino Unido permanezca en la unión aduanera y que la provincia británica de Irlanda del Norte también esté alineada con ciertas normas del mercado único hasta que establezcan una nueva relación comercial entre ambas partes, un proceso que puede durar años.

Según el DUP y el ala euroescéptico del partido conservador, ese mecanismo podría poner en peligro la integridad constitucional y económica de todo el país, así como la relación de Irlanda del Norte con Gran Bretaña (Inglaterra, Escocia y Gales).