La última elección presidencial en Estados Unidos ha estado – y sigue estando – entre las más controversiales de la historia debido a continuas acusaciones por parte del Presidente Donald Trump sobre las posibilidades de un fraude electoral.

Este evento ha rebasado las previsiones de muchos expertos en el ámbito de las apuestas, con un total que excede el billón de dólares recibido de parte de apostadores a nivel global que creen poder acertar quién será el próximo mandatario de dicha nación.

Entre algunos hechos curiosos, ninguna apuesta en la ruleta, en el póker, o en el  BlackJack online han causado tanto impacto como la apuesta récord realizada por un jugador británico de 1.3 millones de dólares en favor del demócrata Joe Biden, en la que gracias al triunfo del candidato, logró embolsillarse nada menos que 1,54 millones de libras – aún cuando el pago de dicha apuesta podría estar aún retenido debido a que el resultado oficial no ha sido proclamado.

Cabe destacar que en la mayoría de las casas de apuestas, el candidato demócrata se posicionaba con alrededor de un 53% de probabilidades de triunfo.

Y es que aún cuando las apuestas políticas no están permitidas en el territorio americano, a los apostadores de este país y a nivel global no parece importarles, ya que han utilizado casas de apuestas ubicadas fuera de dicho territorio para poner algo de piel en el juego al predecir quien podría ser el candidato ganador de este polémico y ampliamente cubierto evento político.

Los candidatos también compitieron por los votos de la industria de juegos

Tanto Joe Biden como Donald Trump hicieron esfuerzos para persuadir a los votantes relacionados con la industria de los juegos y el azar.

Por un lado, el Presidente Trump es conocido por apoyar el levantamiento de las medidas de confinamiento y cuarentena que mantienen cerrados o limitados a los casinos en Estados Unidos dada la situación de la pandemia.

Por otro lado, el candidato – y ahora presidente electo – Joe Biden, apuntó por persuadir a los trabajadores del sector al prometerles protección, asomando la posibilidad de nuevas medidas de confinamiento a escala nacional si la situación lo amerita.

Richard McGowan, analista de la industria de los juegos, comentó lo siguiente: “Los trabajadores deben preocuparse por su seguridad, mientras que los propietarios quieren ingresos. Entonces desde el punto de vista de los operadores… Trump es preferible. Desde el punto de vista de la seguridad de los trabajadores, Biden es la elección.”

La industria del juego también gano en las elecciones

Luego de las elecciones, la industria del juego y las apuestas también celebró el voto por la autorización de las apuestas legales deportivas en los estados de South Dakota, Maryland, y Louisiana.

En otros estados como Virginia se aprobaron la expansión de los juegos de casino en varias localidades mientras que en Colorado se dejaron a un lado algunas limitaciones en las apuestas. Finalmente, Nebraska logró igualmente la autorización de apuestas tipo casino para las carreras de caballo.

El analista de la industria de los juegos de la Universidad de Nevada David Schwartz dijo: “Aparentemente, los americanos se están sintiendo muy cómodos con la legalización de los juegos”. Para el final del 2021, se estima que al menos 25 estados hayan legalizado algún tipo de apuesta deportiva.

A pesar de la pandemia causada por el coronavirus, la cual ha causado un incremento en los niveles de ahorro por parte de los ciudadanos, los juegos y las apuestas online son una alternativa para quienes disfrutan de este tipo de actividad y se estima que el mercado total podría crecer a más de $10 billiones en los próximos años.

Las ventajas que aporta esta votación a favor de la expansión de casinos y demás juegos de azar incluyen un incremento en el número de puestos de trabajo generados por el sector, mayores ingresos fiscales especiales para los estados, y mayor diversidad en el mercado para los apostadores.

Se esperan que estas regulaciones avancen de forma positiva y que Estados Unidos deje de ser un área gris en el mundo en el ámbito de los casinos online, ya que los casinos o juegos de azar con jurisdicción en el extranjero tienen prohibido registrar a usuarios estadounidenses debido a las leyes americanas.

Las nuevas regulaciones prometen impulsar la industria de juegos en EEUU

Para el año 2019, el tamaño mercado de apuestas online a nivel mundial se estimó en casi $54 billones de dólares, con una tasa interanual de crecimiento proyectada de 11.5% – lo que pondría esta cifra muy pronto por encima de los $100 billiones.

Las elecciones en Estados Unidos y el auge de las plataformas digitales a causa del confinamiento han generado una transformación en las preferencias de los usuarios que están impactando positivamente al mundo de las apuestas en línea y que podrían acelerar su crecimiento en los próximos años de la mano de la aprobación de nuevas regulaciones favorables para la industria.