El equipo de fútbol femenino estadounidense y la Federación de Fútbol de Estados Unidos acordaron remitir a mediación una demanda por discriminación salarial basada en el género, presentada en marzo por las 28 jugadoras.

Asimismo, la demanda alega que la organización niega al equipo femenino condiciones igualitarias de juego, entrenamiento y viajes, y no promueve sus partidos tanto como los del equipo de fútbol masculino.

Image Credit: Catherine Steenkeste/Getty Images

Cifras pertenecientes a los propios registros financieros de la Federación de Fútbol Estadounidense muestran que, en los tres años posteriores a la victoria del equipo en la Copa del Mundo 2015, la venta de entradas para los partidos del equipo femenino generó más ingresos totales que los partidos del equipo masculino, un argumento clave en la demanda.

La cocapitana del equipo femenino, Megan Rapinoe, también está apareciendo en los titulares durante la Copa del Mundo que se está celebrando en este momento por negarse a cantar el himno nacional y a poner su mano sobre su corazón antes de los partidos. En otras ocasiones, Rapinoe también se puso de rodillas para protestar por la violencia policial y el racismo.

Asimismo, Rapinoe es una abierta defensora de los derechos LGBTQ. “Siendo una estadounidense gay, sé lo que significa mirar la bandera y que esta no proteja todas tus libertades”, dijo sobre la protesta. El equipo estadounidense se enfrentará a Francia en los cuartos de final de la Copa del Mundo a finales de esta semana.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario