Rocío de Meer, la diputada más joven de Vox, saltó a las páginas de los diarios españoles por una presunta agresión sufrida durante un mitin en Sestao. Algunas de sus frases más conocidas son: «Saquen sus manos de nuestros hijos» o «que la verdadera discriminación en este país son los 100.000 niños que no nacen cada año por medir pocos milímetros, o por tener enfermedades o malas condiciones genéticas». Toda una representante de la ultraderecha en nuestro país.

En las últimas fechas, no ha parado de salir en medios por tuitear un vídeo racista de un canal de propaganda nazi o por compartir en sus redes un vídeo de THEREBEL, el medio de comunicación del fundador de la fascista English Defence League (EDL).

Pese a ello, El Español decidió que lo mejor que podía hacer para denunciar esta anómala situación en el Congreso es blanquear la imagen de De Meer. «Su carácter belicoso se deja ver cada vez que interviene en el hemiciclo o que teclea en su cuenta personal de Twitter», afirman en el texto.

El artículo, firmado por algún periodista con las siglas M.O., señala sobre la diputada ultra que tiene «un discurso duro» y que no se amilana «ante los recientes ataques que ha sufrido por parte de radicales nacionalistas».

El periódico señala sin cortarse que el dudoso incidente en la campaña electoral de Vox en Sestao, en donde nadie pudo demostrar que recibiese una pedrada por más que si tenía una pequeña herida en la ceja, que ella fue «apedreada por la extrema izquierda abertzale«. 

Afirma también el (o la) periodista que no quiere firmar con su nombre, que fuentes cercanas a De Meer la tachan de «ser una mujer joven, ‘pero con carácter’, una ‘guerrera'». Un blanqueamiento en toda regla de una de las diputadas más radicales que ha pasado por el Congreso.