Por Lehbib Abdelhay/ECS

Madrid (ECS).- La crisis migratoria desatada en las últimas semanas en la ciudad española de Ceuta, puso en evidencia, que Marruecos emplea a los movimientos migratorios como mecanismo de presión, manejando hábilmente la escalada y sorprendiendo una vez más a España. Pero esta vez, la apuesta ha sido mucho mayor, y con toda probabilidad tarde o temprano Rabat busque por medio de hechos consumados, ir más allá y ocupar los enclaves de Ceuta y Melilla. 

Marruecos desde hace unos años ha llevado una estrategia bien definida para dinamitar el agonizante Plan de Arreglo de 1991. Es sabido que es letra muerta y gracias al apoyo de Francia, cualquier iniciativa en cuestiones de derechos humanos, sufre el veto de París en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Rabat se ha mostrado como un aliado confiable para los intereses Occidentales, en estrecha alianza con las monarquías conservadoras del Golfo. 

En este marco, el asesor de seguridad con Trump, John Bolton, en una amplía entrevista con el El Mundo dijo que ha quedado clara la presión que usa Marruecos tras la reciente crisis migratoria de Ceuta. Al ser preguntado sobre la reciente crisis en el enclave español, Bolton arremetió duramente contra Marruecos por su uso criminal de sus ciudadanos como «peones en un juego geopolítico. «Ése es un mecanismo por medio del cual Marruecos presiona España y, por tanto, a toda la UE», denunció Bolton, y añadió «así no se hacen las cosas», lamenta. «Marruecos no está favoreciendo sus intereses cuando hace eso o cuando retrasa el referéndum en el Sáhara Occidental. En vez de eso, le vendría mucho mejor favorecer la inversión extranjera y el comercio internacional», asevera el ex asesor de seguridad de la Casa Blanca.

La crisis de Ceuta, con 8.000 inmigrantes, cuyo traslado fue facilitado por las autoridades marroquíes, es prueba de la existencia de una clara intensión de Rabat de impulsar un conflicto o escalada, con el objetivo de obligar a España, aceptar cambios en su posición oficial respecto al Sahara Occidental.

En este contexto, John Bolton lamentó que Washington no haya prestado la atención debida al Sáhara Occidental. Pero le reprocha a España su inacción e incompetencia por no resolver la cuestión en su momento, siendo la potencia administradora del territorio.

Fuente: El confidencial Saharaui

DEJA UNA RESPUESTA