Eldiario.es


La orden del juez Jean Rosenbluth, del Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Los Ángeles, aún deja abierta la posibilidad de que Christopher Ahn, un ciudadano estadounidense, pueda ser enviado a España para enfrentarse a cargos relacionados con el asalto del pasado 22 de febrero a la Embajada de Corea del Norte.

Los agentes estadounidenses detuvieron a Ahn, de 38 años, el 18 de abril en Los Ángeles, y desde entonces sus abogados han solicitado su liberación.

Rosenbluth ha señalado en su fallo de siete páginas que Ahn podría ser liberado en lugar de una fianza de 1 millón de dólares.

Las autoridades han acusado a Ahn de estar entre un grupo de siete asaltantes de varios países que mantuvieron como rehenes durante horas a personal de la Embajada y más tarde huyeron.

Los asaltantes se llevaron ordenadores, dispositivos de almacenamiento de datos y un teléfono móvil de la Embajada, según documentos del tribunal estadounidense.

Existe un alto riesgo de que Ahn abandone el país porque se enfrenta a amenazas de muerte, según han señalado los fiscales en documentos judiciales presentados la semana pasada.

Los investigadores españoles identificaron a los asaltantes de la Embajada como miembros de un grupo que se autodenomina Defensa Civil de Cheollima y busca el derrocamiento del líder norcoreano, Kim Jong Un.

El presunto cabecilla del asalto, Adrian Hong, es un ciudadano mexicano y residente y activista estadounidense que permanece en libertad. Hong viajó a Estados Unidos después del asalto y se reunió con el FBI para entregarles el material de la Embajada, según documentos del tribunal estadounidense.

Ver en Eldiario.es