El expresidente argentino Fernando de la Rúa (1999-2001), de 81 años, hospitalizado desde el 1 de enero, evoluciona “lenta pero favorablemente” pero continúa en el área de cuidados críticos, ya que su estado de salud, “pese a las mejoras, sigue siendo grave”, informaron hoy fuentes médicas.

En un comunicado difundido a la prensa, el Hospital Universitario Austral de la localidad bonaerense de Pilar, donde se encuentra ingresado el ex jefe de Estado, señaló que se le ha practicado una traqueotomía “para facilitar la tarea” de “desvincularlo de la asistencia ventilatoria mecánica” después de varios “intentos fallidos”.

“Su condición cardiovascular continúa siendo delicada pero estable”, añade el texto.

De la Rúa, que en diciembre de 2001 se vio forzado a dimitir como presidente durante la peor crisis económica, política y social de la historia contemporánea de Argentina, “continúa en el área de cuidados críticos, ya que su cuadro, pese a las mejoras, sigue siendo grave”.

El expresidente “evoluciona lenta pero favorablemente”, remarca el hospital, que hasta ahora solo había difundido un parte médico, el día 3.

En ese documento, se especificaba que el exmandatario estaba en estado grave, sedado y con asistencia respiratoria mecánica debido a una infección respiratoria que agravó dolencias cardiovasculares previas.

Por eso, fue sometido a un tratamiento antibiótico y se le practicó una angioplastia coronaria para asistir a su corazón.

El día de Año Nuevo, De la Rúa comenzó a sentirse mal en su casa de Pilar, por lo que fue trasladado a la clínica.

La afección cardiovascular que sufre tuvo antecedentes recientes, en octubre y en mayo de 2018, que superó tras recibir tratamiento quirúrgico y médico.

Deja un comentario