El exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau (PP) afronta el lunes un juicio en la Audiencia Provincial por el supuesto delito de cohecho que habría cometido en 2010 y 2011, al aceptar supuestamente relojes de lujo como regalos de un empresario que resultó adjudicatario de varios contratos municipales.

En este juicio también está procesado, como parte activa del delito de cohecho, el empresario Urbano Catalán, consejero de varias mercantiles, entre ellas Transvía SL y Viajes Transvía Tours SL, que entre 2006 y 2015 firmaron un total de dieciséis contratos con el Ayuntamiento de Valencia.

En su escrito de acusación, el fiscal reclama un año de prisión para ambos por un delito continuado de cohecho, y para Grau, además, cinco años por blanqueo, una multa de 75.000 euros y el decomiso de los relojes que supuestamente regaló el empresario al político.

La Fiscalía señala que Urbano Catalán regaló a Grau el 29 de diciembre de 2010 un reloj Breguet Classique, valorado en 13.520 euros, «en atención al cargo» de teniente de alcalde y concejal del Ayuntamiento y por razón de las relaciones comerciales existentes entre el Consistorio y las empresas de las que Catalán era apoderado.

Sin embargo, Grau, «con la intención de ocultar el origen ilícito» de ese reloj, acudió al día siguiente a la joyería donde había sido comprado, lo devolvió y compró otro, un Lange de oro de caballero por importe de 25.680 euros, que pagó con la devolución del reloj Breguet y 12.160 euros en metálico.

Grau «compró un reloj nuevo obteniendo un evidente lucro económico, ya que un reloj que valía 25.680 euros le costó 12.160 gracias al reloj que le había regalado» el empresario, a juicio de la Fiscalía, que destaca que, con esta operación, el exvicealcalde y ex «número dos» de Rita Barberá «se procuró la ocultación» del reloj Breguet obtenido «ilícitamente».

Pese a haber sido requerido por la Agencia Tributaria, Grau no dio razón del origen del reloj Breguet ni de los 12.160 euros que pagó en metálico, apuntó el Ministerio Público.

Actuando de idéntica forma, Urbano Catalán compró un reloj Piaget Polo el 28 de diciembre de 2011, el mismo día que la mercantil Transvía Tours SL recibió la adjudicación de un contrato relativo a una fiesta de personas mayores en el que había intervenido Grau por importe de 652.748 euros.

Igual que el año anterior, Catalán regaló un reloj a Grau valorado en 11.575 euros y éste lo devolvió para comprar un Vachever Patrimony que costaba 16.825 euros, por el que pagó 5.250 gracias a la devolución.

La Fiscalía destaca que Grau, «de manera mendaz», señaló a requerimientos de la Agencia Tributaria que ese reloj se lo regaló un familiar en las navidades de 2012, pese a que fue adquirido en diciembre de 2011 y devuelto en enero de 2012.

Para el Ministerio público, estos hechos son constitutivos de un delito continuado de cohecho, del que son autores Grau y Catalán, y de un delito de blanqueo de capitales, del que es autor únicamente el exvicealcalde.