Javier F. Ferrero

Josh Shapiro, fiscal general de Pensilvania, ha asegurado este martes que el Vaticano estaba al corriente del encubrimiento de abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes católicos en el estado norteamericano. Lo hace tras tener acceso a una serie de archivos secretos que recogen que varios obispos locales compartieron información al respecto con los líderes de la Iglesia en Roma.

Aunque los obispos católicos en Pensilvania negaron sistemáticamente los abusos sexuales, la investigación del fiscal relata los abusos sexuales a más de 1.000 menores por más de 300 religiosos durante siete décadas y revela que desde al menos 1963 el Vaticano conocía algunos de esos casos y que se mostró tolerante. Roma fue informada en repetidas ocasiones tanto de las agresiones sexuales como del hecho de que la Iglesia estadounidense estaba encubriendo a curas pederastas.

Shapiro hizo inicialmente las denuncias contra el Vaticano durante una conferencia de prensa del 14 de agosto en la que presentó un informe sobre una investigación de dos años relativa a cómo los clérigos católicos del estado presuntamente preparaban y abusaban de menores de edad. La investigación se basó en gran parte en documentos del archivo que eran mantenidos en las seis diócesis del estado, según ha afirmado el fiscal general de Pensilvania.

Tras dos días de silencio, la Santa Sede mostró el jueves “su vergüenza” por los abusos  en Estados Unidos y señaló que “deberían asumirse responsabilidades”.

Hay ejemplos específicos en los que cuando ocurría el abuso, los sacerdotes iban, los obispos iban y le mentían a los feligreses, le mentían a las fuerzas de la ley, le mentían al público, pero luego documentaban todo en archivos secretos que compartían frecuentemente con el Vaticano“, ha indicado Shapiro en un programa de la cadena estadounidense CBS.

Hay ejemplos específicos en los que el Vaticano sabía de estos abusos y estuvo involucrado en el encubrimiento“, ha aseverado el fiscal.

Las técnicas usadas por los obispos de Pensilvania para acallar las voces críticas y las denuncias de afectados y familiares incluían el alejamiento de los curas pedófilos, su “secularización”, excedencias y tratamientos en centros de salud mental, entre otras cosas.

Según el fiscal, el Vaticano estuvo en contacto con varios obispos de Pensilvania y recibió información sobre los casos de abusos, pero el informe no siempre detalla qué repercusiones tuvieron estas comunicaciones.

Deja un comentario